Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Nanna Baeldaeg el Mar Oct 21, 2014 8:48 pm

Sobre la mesa de la habitación principal está su juego de llaves, unas revistas que aún no termina de leer y un cenicero que nunca ha ocupado. Precisamente ahora le gustaría comenzar con ese feo vicio de fumar, sólo por hacer algo con las manos y dejar de estar tan malditamente nerviosa. Richard la pone nerviosa de tantas maneras que incluso tiende a creer que muchas de ellas simplemente no son posibles. Él está sentado en el sofá, con las piernas estiradas y la mirada perdida, ha estado de ese modo desde que soltó esas dos pequeñas palabras que cambiaron todo entre ellos. ¿Por qué tenía que decirle “te amo”? ¿Por qué hacerlo justo después de al fin formalizar una relación que ni siquiera necesitaba ser formalizada?

Está claro que eran novios desde hace bastante, pero fueron las inseguridades de Nanna –y no de él- lo que la llevaron a generar toda esa situación y ahora más encima, le suma más leña al fuego y lo arruina un poco más. —¿Quieres comer algo? Yo… yo ya no tengo hambre… —la muchacha continúa de pie en el límite que divide la cocina de la sala de estar; lo observa y siente que su corazón se acelera, que los pies le cosquillean por las ganas de caminar hasta él, pero lo único que debe hacer ahora es darle algo de espacio y tiempo aunque con eso corra el riesgo de que él piense demasiado y decida terminar con todo. Ese es siempre el mayor temor de Nanna, que Richard la deje y de paso confirme todos sus temores e inseguridades.

—Chanchi… —su voz es un susurro apenas audible, camina hasta él y sin dejar momentos para los reproches o que pueda negarse, se sienta en su regazo y lo abraza rodeándole el cuello. Se queda así unos instantes que se hacen eternos y sólo luego de estar segura que él no la dejara caer al suelo es que levanta la cabeza y le sonríe, mostrando todos los dientes y también que lamenta haber arruinado sus planes. El rostro de Nanna cambia rápido, a ratos es suave y luego traviesa, se muestra siempre impredecible porque es de ese modo, no hay más vueltas que darle. Una de sus manos se eleva y acaricia el rostro de Richard como si quisiera decir algo para lo que no bastan las palabras; le besa los labios suavemente y disfruta del sabor que ahí encuentra, sabor a él. —¿Me llevas a la cama y nos olvidamos de todo lo feo que sucedió hoy? —



Only the united beat of sex and heart together
can create ecstasy
avatar
Nanna Baeldaeg
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://amberes.activo.ws

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Richard Adams el Miér Oct 22, 2014 7:27 am

La distracción que se había dado momentos atrás había corrido su curso y terminado más temprano que tarde. La puerta se había cerrado detrás de ambos, y en lugar de continuarlo, parecía haberse quedado afuera, apartándose Nanna de Richard y dejándolo estar. Siendo así, no era de extrañar que él hubiese terminado tomando posición en la sala, que al menos era un lugar donde podía estar cómodo y tranquilo, dentro de las opciones que existían. Se dejó caer sobre el sillón, sin fijarse siquiera en la manera en que rebotó sobre los resortes del mismo, acomodándose con los brazos cruzados y las piernas estiradas, mirando frente suyo a la interesantísima manera en que la pared tenía de formar un patrón debido al papel mural.

No le faltaban cosas por pensar después de lo ocurrido durante aquella noche, sopesando cada una de las ocurrencias que los habían llevado hasta aquel desenlace. Le pareció escuchar que ella le hablaba, pero para cuando levantó la mirada ya no le decía nada, sino que apenas le miraba desde la división de la cocina. Levantó una ceja interrogante por si repetía lo que fuese que le hubiese dicho antes, pero no se dio el caso. Parecía haber cierta incomodidad entre ambos, lo cual llegaba a ser extraño tomando en cuenta las palabras que se habían dicho y la manera en la que habían formalizado la relación.

Finalmente ella terminó acercándose, sentándose sobre él. Eran detalles como ése los que hacían que se le olvidase cualquier detalle que pudiese existir, centrándose por completo en ella, en la sonrisa que le dirigía en una expresión que le era tan conocida como deseada. Richard cerró los ojos, correspondiendo al beso que ella le daba, y antes de que se diese cuenta la estaba tomando en brazos. ¿Había ocurrido algo malo hoy? De una u otra manera, no lo consideraba así, pero en el humor que estaba ahora podía dejarlo estar. No le costó ponerse de pie, cubriendo los metros que les separaban de la habitación con una mirada deseosa y traviesa, depositándola en la cama.
avatar
Richard Adams
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 06/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Nanna Baeldaeg el Miér Oct 22, 2014 6:42 pm

Las mariposas aparecen cada vez que él la toca, ya sea para algo tan mínimo como llamar su atención o para levantarla y llevarla a la cama como lo hace ahora. Las mariposas en el estómago de Nanna revolotean tan nerviosas como lo está ella. Le gustaría relajarse y dejarse llevar pero hay aún demasiado en su cabeza dando vueltas como para poder simplemente cerrar los ojos y olvida. ¿Qué le queda entonces? El mejor modo de distraerse desde que lo conoció ha sido besarlo. Al chocar sus labios a los de él, todo lo demás desaparece, todo lo demás ya no existe. En ese pequeño momento para Nanna sólo existe Richard y con cada día que pasa aquella sensación se extiende también a cualquier instante del día.

—¿Me puedes quitar tú toda la ropa? —cuando susurra aquello cerca de sus labios, lo que desea en realidad es que él sea capaz de quitarle las inseguridades, los miedos y también la sensación de que han atravesado una línea no tan delgada que no les permite volver atrás. La piel de Nanna se siente ardiente, se arrodilla sobre la cama y lo llama con las manos. Así mismo rodea la cintura de su ahora novio y lo atrae hacia ella antes de que haga cualquier cosa. —No lo hagas muy lento, no puedo esperar… —con los ojos ocultos tras sus largas pestañas, esperó a que él diera el primer paso.

Estaban cerca como siempre, pero el calor que ahora Nanna sentía se acrecentaba en lo más profundo de su interior y pese a que debería sobresaltarla el roce del aire helado sobre su piel, eso sólo lograba que su cuerpo se tensara más y la excitación por la ansiedad aumentara sin que ella pudiera controlarlo. Eso es exactamente lo que ahora desea. Ella quiere perder el control con él, quiere que sea él quien maneje su vida, sus emociones, sus sensaciones. Nanna simplemente desea que sea Richard quien la maneje como si de una marioneta se tratara, una marioneta que interrumpe su actuar pasivo para besarlo cada vez que puede y para llevar las manos a su cuello y tocar la piel que ahí encuentra. —¿Quieres que yo te quite la ropa o prefieres hacerlo tú?—



Only the united beat of sex and heart together
can create ecstasy
avatar
Nanna Baeldaeg
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://amberes.activo.ws

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Richard Adams el Lun Oct 27, 2014 3:50 pm

Así como él había aprendido a irla conociendo, algo similar había pasado por su parte, siendo que a estas alturas Nanna bien sabría lo mucho que podía distraerlo con tácticas como la que ahora usaba, si es que era eso. Tampoco era como si Richard fuese a estar pensando particularmente en que eso se trataba de un ardid en esos momentos, si con suerte pensaba en cualquier cosa que no fuese el cuerpo de la chica entre sus brazos y el tiempo que se extendía frente a ellos con una y mil promesas que estaba ansioso de que se cumpliesen. Correspondió al beso sin tapujos, dejándose llevar por el calor del momento, como si fuese capaz de hacer algo distinto en esas circunstancias.

No necesitaba responderle con palabras, no a aquello, que para el momento en que la depositó sobre la cama la intención de acceder a su petición estaba más que clara, empezando a hacerlo de forma no muy lenta, tomándole apenas unos segundos dejar su torso con apenas su sujetador para cubrirla, teniendo que apartarse por un momento de su abrazo para proceder a desabotonar y luego quitar sus pantalones, deslizándolos por sus piernas mientras su mirada se colgaba en la de ella de manera persistente.

Bien podría haberse dicho hasta ese momento que él había perdido el habla, quizás a raíz de lo ocurrido durante la conversación que habían tenido, pero fue entonces, mientras desabrochaba su sujetador, cuando desmintió aquello. -Hazlo tú, Nanna- le respondió, sonriéndole con el brillo del deseo en sus ojos, cualquier momento incómodo habiendo quedado en el olvido ante la perspectiva de perderse en las sensaciones que ella le hacía sentir. Pronto su sujetador le había ido a hacer compañía en el suelo a otras prendas, y Richard se encontraba acariciando lentamente sus pechos, pendiente de cada una de sus reacciones.
avatar
Richard Adams
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 06/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Nanna Baeldaeg el Sáb Nov 01, 2014 12:00 am

El contacto del aire frío con su piel caliente la sobresalta, irónicamente la despierta sólo para volver a introducirla en un nuevo sueño del que es consciente y partícipe por completo. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez? Quizás no demasiado, pero para ella parece una eternidad. La voz de Richard perfora hasta sus huesos, las palabras se clavan en su interior y antes de pensar todo nuevamente sus dedos quitan hábilmente la camiseta del chico por su cabeza y dejan expuesta la piel de su torso. Un segundo le toma volver a moverse, un segundo en el que todo lo que puede hacer es mirarlo, admirarlo. La atracción que siente por él es algo que la supera y que ahora además le provoca un escalofrío en la base de su propia espalda.

Los ojos de Richard reflejan quizás el deseo que ella también siente. Sus labios se curvan en una sonrisa nerviosa similar al que tuvo la segunda vez que lo vio, esa segunda vez cuando se encontraron en un bosque para comenzar desnudos el camino que han recorrido. El calor que sintió al enfocarse en su mirada la recorrió desde los pies hasta sus mejillas que ahora se coloreaban. La respiración de Nanna se agitó a medida que intentó – sin éxito – desabrochar el botón de su pantalón y poder así quitárselo. Las manos le tiemblan como lo hacen cada vez que está desnuda frente a él. ¿Por qué razón se siente de ese modo aún después de tanto tiempo? No lo sabe, pero finalmente consigue que ambos estén desnudos y eso le calienta la sangre y humedece la zona entre sus piernas.

Su cuerpo siente la sutil vibración que significa el estar cerca. Lo abraza para atraerlo hacia ella y es ahí cuando vuelve a besarlo pero esta vez, el beso es demandante y exigente, tan salvaje como doloroso. Porque le duele la espera, la angustia, la ansiedad. Se separa buscando aire y aprovecha de tenderse sobre la cama, de invitarlo con los ojos a que se una a ella. Le gusta la forma en que la toca, en que le hace sentir que las palabras son innecesarias y también que pueden comunicarse con gestos apenas perceptibles. Sin embargo, la distancia con Richard le parece eterna, su cuerpo se arquea buscándolo y el tiempo que le toca llegar a ella permite que sus pechos se endurezcan en respuesta. Su excitación es evidente, el deseo de sentirlo por completo también.



Only the united beat of sex and heart together
can create ecstasy
avatar
Nanna Baeldaeg
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://amberes.activo.ws

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Richard Adams el Sáb Nov 01, 2014 10:01 am

Una pausa, por más mínima que fuese, en aquellas circunstancias en que todos los sentidos estaban concentrados en ella, se hacía de lo más notoria, aunque no por ello fuese sencillo o fácil adivinar las razones para la misma. Ciertamente las neuronas no estarían funcionando de la manera más apropiada en aquellos momentos en que sus instintos eran los que tomaban control de la situación. No era la primera vez que ocurría, y seguramente no sería la última desde aquella tarde en que contra todos los pronósticos Nanna lo había encontrado en el lugar que tenía un refugio de todo y todos y lo que había sido una atracción iniciada en una fiesta había pasado a ser tanto más, con una cuota de morbo y desenfado que hacían más que mantener viva la llama de manera continua y sin que hubiera un horizonte en el que las cosas fuesen distintas.

El nerviosismo que podía ver en la sonrisa de ella, tan similar a aquella de tiempo atrás, hacía que el estado de excitación en el que se encontraba creciese aún más porque sabía que sin importar lo que pudiese interpretarse de un nerviosismo así, Nanna sabría exactamente qué hacer para desarmarle por completo y lograr llevarle a tocar el cielo con los dedos. El temblor en sus dedos le tentaba a ayudarla, a desvestirse también por su cuenta, pero logró mantenerse firme en lo que le había pedido, eventualmente quedando tan desnudo como ella y con su cuerpo claramente demostrándole cómo lo tenía.

La besó intensamente, con necesidad, queriendo más para el momento en que ella se separó, viéndola desnuda sobre la cama, recostada, y acercándose, apegándose a ella haciendo caso a la muda invitación que le hacía, deseando tenerla una vez más, porque no era suficiente con saberla suya si no la sentía así. Ya acomodado sobre su cuerpo empezó a besar su cuello en un recorrido descendente que lo llevó a sus pechos, a sus pezones erectos donde se mantuvo entretenido, mientras una de sus manos subía entre sus piernas hasta llegar a su humedad palpitante.
avatar
Richard Adams
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 06/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.