Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Anaelle Cannvagh el Miér Oct 23, 2013 8:17 pm

El humo escapó de sus labios cuando las manecillas del reloj indicaron las seis de la tarde. Era el segundo cigarrillo que llevaba en el día y pocos sabrían lo angustiante que era eso. No solía fumar, o al menos, no más de uno a la semana para inspirarse un poco; tenía la firme creencia que nada valía lo suficiente para perderle gusto a la comida. El primer cigarrillo del día fue debido al estrés causado por su guitarra y los malditos acordes. Tal vez a un gato roñoso le gustara lo que había estado tocando por la mañana, pero a ella, no. Danny y Stephan volvieron a insistir sobre el tema del departamento. Ella deseaba juntar el dinero suficiente para vivir sola, por una vez en su vida, y ellos deseaban justo lo contrario. No es que la situación se convirtiera en un drama familiar o algo por el estilo, pero cuando todos los departamentos libres en la ciudad empezaban a escasear, el tema se volvía mucho más serio. Ah, y luego estaba el tema de su querido amigo.

Graham. —gruñó por cuarta vez antes de dar una nueva calada al pequeño cilindro blanco. Esperó al menos la mitad del día para poder conversar con él, pero no fue sino hasta hacía unos treinta minutos que él respondió. Subió los pies a la diminuta mesa circular que sostenía, además, una clara mezcla de vodka y jugo de piña. Una bebida sencilla a la que le había tomado gusto luego de un par de experiencias adolescentes. Juntó las puntas de cuero marrón de las botas, mirando por encima de éstas hacia la barra del bar.

Se preguntó internamente cuál era el interés que sentía por Graham, como solía hacer cada vez que estaba a punto de encontrarse con él. Le gustaban sus pinturas y la forma en como llevaba su vida, aunque a ojos ajenos pudiera ser solo un mujeriego empedernido. A ella le agradaba lo suficiente para esperarlo media hora solo para charlar y beber. Quería contarle sobre la próxima presentación que tendría dentro de poco en ese mismo bar, sobre la nueva canción que deseaba componer y sobre la renuencia de su guitarra para cooperar. ¿A quién más se lo contaría? No a sus tutores, por supuesto. Los quería, pero no eran siempre su primera opción. Lo era Graham.

Quizás debiera mandar otro mensaje... —se dijo a si misma, sacando el móvil del bolsillo de su pantalón.
avatar
Anaelle Cannvagh
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/10/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Graham Whittard el Jue Oct 31, 2013 12:40 am

Maddie, Mandy…no, es Andy, Candy… algo así. Mientras más la mira, menos puede recordar el nombre que la chica le dijo en más de una ocasión la noche anterior. Aunque ya es casi mediodía, ella sigue durmiendo boca abajo y dejando que la sábana cubra lugares tan perfectamente elegidos que incluso parece una broma cruel del destino que sea de ese modo. Es rubia y tiene algunas ondas en el pelo que le indican que aquel es su cabello natural y no el lacio perfecto que lucía en el bar donde la conoció; tiene la boca un poco abierta hacia un costado y respira suavemente sin notar que él está despierto y sentado en la cama mirándola. Parece ajena a todo y seguramente lo está.

Sacando un carboncillo y un block de dibujos, se dedica a trazar las líneas que forman ese cuerpo curvilíneo y que apenas se mueve. Es la ocasión ideal e incluso parece una escena robada de una película romántica donde el barco choca con un trozo de hielo gigante. La muchacha se remueve un poco cuando el móvil de Graham vibra sobre la mesa junto a la cama, el ceño del pintor se frunce pero aquel gesto molesto desaparece cuando aquel movimiento logra que se desnude un poco más, ahora la posición es otra y lo obliga a dar vuelta la página y literalmente, comenzar de nuevo. Es probable que no vuelva a verla otra vez pero su figura quedará para siempre plasmada en lo que está haciendo.

— Gracias por todo Cathy… — ese era el nombre y sabe que lo ha dicho bien cuando recibe una sonrisa como respuesta que además va acompañada de un beso. Le promete que la llamará si tiene tiempo a lo que vuelva de un viaje que inventa en ese momento. Y es que pese a que le parece una chica interesante, es capaz de descifrar de su mirada ese hambre de tener novio que últimamente le causa repulsión y que es también cada vez más común en las mujeres que conoce, en todas menos en una. Toma su celular y escribe rápido, responde con una sonrisita idiota en el rostro aún cuando ella no pueda verlo, aún le quedan unas horas para encontrarse pero ya está ansioso, tal como sucede cada vez. Es entretenido engañarse, pero a ratos ya se está cansando de eso.

Y aunque han pasado algunos minutos desde la hora en que quedaron de verse no apura el ritmo de sus paso mientras fuma y se ordena el pelo que le cae hacia los ojos. Después de esa tarde no debería tener ganas de salir, pero encontrarse con ella es distinto, siempre es diferente y siempre significa que su noche o incluso su semana mejora. — Déjalo donde está o doy media vuelta y vuelvo a dormir que es de donde me sacaste… — desde lejos la vio y ahora susurra en su oído ya que es el único modo en que ella pueda escucharlo por sobre el ruido de ese bar. Es fácil encontrarla porque la conoce muy bien, por lo mismo es que se inclina y la besa en la mejilla, muy cerca de la comisura de los labios; es el mejor ejemplo del humor que tiene y también, de que no pierde la esperanza de que ella se de cuenta que está aburrido de ser su amigo.

PS: Lamento mucho la demora, recién salí de mis exámenes u.u


Última edición por Graham Whittard el Dom Nov 03, 2013 1:52 pm, editado 2 veces
avatar
Graham Whittard
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Anaelle Cannvagh el Jue Oct 31, 2013 3:27 pm

No era de las chicas que llevaban el móvil más costoso y tecnológico del mercado, pues no le veía sentido perder semejante cantidad de sus limitadas ganancias para un aparato en el cuál se limitaría a llamar y envíar mensajes. Sin embargo, el teclado de su teléfono lo eligió con cuidado, para que no demorara eternidades en crear y envíar un simple texto; iba ya por la mitad cuando una voz contra su oído le hizo estremecer, tanto más cuando a esto le siguió un beso. Ni el más cínico del bar podía saludar de esa forma a una completa desconocida, por que al girarse y levantar la mirada, no le sorprendió encontrar a Graham. El muy rufián. Hizo un ademán con la mano casual e inocente, como si le divirtiera la audacia del muchacho... cuando en realidad quería esconder un ligero sonrojo. Prefería no indagar en el asunto más tiempo, así que bajó los pies de la mesa y lo invitó a sentarse a su lado. A su vez, ahogó el cigarrillo en el cenicero.

No sé qué has hecho durante todo el día. —comentó desenfadada y con las comisuras de los labios vueltas hacia arriba. Era increíble la magia que realizaba ese sujeto con ella nada más aparecerse.— ¿Dormir? Ay, muchacho... sé honesto conmigo. —fingió una mirada de astuta desconfianza en el momento que daba un trago más a su bebida, la cual le supo dulce al principio y luego le quemó la garganta. Ya que no era la mejor actríz, su sonrisa podía notarse aun detrás del cristal.— Yo diría que te saqué de la cama, que puede tener un significado muy diferente a solo dormir.

No necesitaba ser una adivina para saber que esa era la opción más lógica. Hacía un día hermoso, de esos que transcurren solo después de una noche aun mejor, de esas en las que una mujer atractiva puede caer bajo los encantos de un irresistible pintor... Oh, quizás debería escribir una canción al respecto. Rapidamente, antes de que la idea se le escapara como siempre ocurría, tomó una servilleta de papel y escribió en ella algunos acordes y parte de la letra. Un boceto insignificante en comparación con una canción completa, pero así es como nacían todas alguna vez. Cuando no tuvo más que agregar en el pequeño cuadrado blanco, suspiró. Dejó caer los hombros y miró a su amigo.

Hace un par de días que no te veo. ¿Has hecho bocetos nuevos? —preguntó, más como el inicio de una conversación que como una pregunta real. La respuesta era obvia. No imaginaba a Graham abandonando todos los carboncillos, lápices y demás herramientas de dibujo por mucho tiempo; comprendía la necesidad de plasmar un instante para siempre. Solo que él lo hacía para disfrute del ojo humano y ella para el oído. Extendió el vodka hacia él con la interrogación en los ojos verdes.— ¿Quieres un poco?
avatar
Anaelle Cannvagh
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/10/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Graham Whittard el Dom Nov 03, 2013 2:21 pm

¿Qué puede interpretar de sus palabras? Quizás es evidente por la expresión de su rostro o tal vez porque ella lo conoce bien, pero aunque él le dijera que pasó la tarde teniendo sexo con una chica que conoció la noche anterior, aquello no tendría por qué afectarle… ¿verdad? Pero esas palabras sonaron casi como celos. Y aunque en otra situación le podría molestar, ahora le parece más bien divertido, por lo mismo no responde y solo sonríe para que sea ella quien saque las conclusiones. Si quiere algo más concreto entonces tal vez debería preguntar más directamente, pese a que es probable que Graham no le contestara con toda la verdad. Una cosa es ser honesto con su amiga y otra muy distinta es ser un total idiota y perder alguna oportunidad que pueda tener con ella.

Rodeó el espacio hasta poder sentarse junto a ella, lo que le gustaba de aquel bar era que tenía sofás cómodos junto a pequeñas mesas donde podían dejar lo que estuvieran bebiendo y también poner los pies para estar más cómodos. Quería otro cigarro, pero lo evitaría por un momento ya que no desea tener las manos ocupadas. Al mirar a Anna le parecía siempre fascinante y por eso mantuvo el silencio mientras ella anotaba lo que probablemente sería una nueva canción. Esos arranques de inspiración no eran extraños para él, los conocía y no sólo porque la había visto hacerlo antes, sino porque también le sucedía en su caso, tal como con la chica de anoche. Cathy.  — ¿Me extrañaste? — no responde directamente a su pregunta, ni tampoco lo hará.

Sentado a la izquierda de Anaelle puede poner una de sus manos sobre sus piernas. No quiere aprovecharse pero duda que pueda seguir esperando, después de todo tiene ganas de tirársele encima desde que la vio por primera vez y ha tenido que aguantar lo de ser amigos porque ella parecía siempre tener una barrera entre ellos. Graham siente que tiene dos opciones: o consigue lo que quiere o pierde una buena amiga. — Pedí un whisky a una camarera mientras venía para acá, me imagino que lo traerá cuando se acuerde… — se encoge de hombros y le sonríe, con sus dedos juega a caminar por sobre ella como si fueran las pequeñas piernas de un animalito. Recorre el camino hasta su cadera y luego vuelve para alcanzar la rodilla, se remueve incómodo en el sofá y la mira a los ojos.

— ¿Por qué nunca me has dejado retratarte? — aunque el volumen de su voz es bajo está seguro que ella puede oírlo, se inclina apenas un poco y ahora su nariz recorre la mandíbula de la chica. Es difícil controlarse para él esta noche, quizás debió fumarse el porro que tenía en casa, al menos así estaría un poco más tranquilo. — Eres la mujer más hermosa que conozco, la que más deseo… tener entre mis pinturas y nunca has querido posar para mí… — resopla, una mezcla entre hastío y cansancio, — todo lo que tengo son bocetos de tu recuerdo o las fotografías que tenemos juntos… pero no es suficiente, te quiero a ti… Anna… — es más descarado, comienza a besar su cuello e incluso nota que su propia respiración se agita, necesita calmarse, tiene que hacerlo o no podrá mantener las manos alejadas de ella.
avatar
Graham Whittard
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Anaelle Cannvagh el Dom Nov 03, 2013 5:18 pm

Cuando Graham estaba cerca, había una peculiar mezcla de sensaciones en el ambiente. Una de ellas, y en la que intentaba concentrarse la mayor parte del tiempo, para no caer en los encantos del pintor, era la agradable comodidad de ser ella misma sin mayores restricciones; a su lado mostraba sus defectos y virtudes, sus vicios y sus talentos. Era lo más cercano a un hermano que tenía. Sin embargo, había momentos en los que el tipo de emociones que experimentaba no eran siquiera parecidas a la fraternidad. Aguardaba a que Graham observara algo en la lejanía para estudiar sus rasgos, y entonces se lamentaba al no tener su talento para plasmarlo en una hoja de papel. Por ciertas razones personales, nunca le mencionó que había compuesto una canción a partir de una de tantas conversaciones que compartieron en un bar como ese.

Además, podía caer en malinterpretaciones. Ambos eran amigos y llevaban así cierto tiempo. Le quería como si fuera parte de su familia y gustaba de salir con él de vez en cuando. No había nada más. Aunque convencerse de esto fue un poco difícil cuando el tacto cálido de su mano cayó sobre su pierna. Lo miró con una sonrisa relajada, a pesar de haber sufrido un estremecimiento más.

No sé como puede gustarte el Whisky. —comentó con el ceño fruncido, haciendo un gran esfuerzo por ignorar las descargas electricas que le producían los ligeros toques del joven. Lo miró a los ojos cuando éste mencionó algo sobre un retrato. ¿De ella? No se imaginaba por qué él querría retratarla justamente a ella, teniendo una larga lista de modelos esperando tras la puerta de su hogar para quitarse la ropa. Hizo un breve mohín por lo extraño de este pensamiento. Antes de poder responder, su uso de la razón se vio muy afectado por la repentina cercanía de Graham. Y luego estaban sus palabras. No sabía si él era consciente de que hablaba como un poeta. Lo que parecía el inocente jugueteo de un amigo al burlarse, cambió completamente cuando éste besó su cuello. Ella respondió de forma involuntaria con un gemido, ruborizandose a la par y mirándolo con cierto reproche.

Graham, sabes por qué no he posado para ti jamás. —murmuró con voz temblorosa. No fue consciente de que se inclinaba hacia atrás contra el cuero negro del sofá, como si buscara un mejor ángulo.— La mayoría de tus modelos, o al menos las que he conocido yo, son pasajeras. Van y vienen. —acarició su rostro aunque se había ordenado no tocarlo. ¿Qué sucedía con ella? Después de oírle decir, aunque en otro contexto, "Te quiero a ti, Anna", la seguridad de que solo lo quería como un amigo volvió a desaparecer.— No quisiera... —apartó la mirada un momento y buscó una vía de escape.— Ah, mira. Creí que no había pista de baile. ¡Dios! ¿Hace cuánto que no bailamos? —le dedicó una sonrisa inesperadamente sincera, jalándo de su brazo sin darle la opción de negarse.
avatar
Anaelle Cannvagh
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/10/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Graham Whittard el Dom Nov 10, 2013 7:18 pm

Mantener el control era sin dudarlo el mayor desafío que debía enfrentar. El control para no lanzarse sobre ella, para no responderle que las otras vienen y van porque no valen la pena, el control para no decirle que todas esas mujeres desnudas no lo calientan como lo hace una de sus sonrisas. Podría decirle todo eso si le diera alguna posibilidad y si no escapara de él tal como lo hace ahora. La idea de ir a bailar le cae como un balde de agua fría, resopla visiblemente molesto cuando ella lo jala del brazo y le exige que vayan hasta la pista de baile. En ese momento aparece la camarera para salvarle la vida y también darle un motivo para no tener que levantarse del sofá. — Gracias… — le sonríe a la chica y luego recuerda que no debe coquetear de ese modo cuando está Anna cerca.

— No puedo bailar con esto en la mano, al menos déjame terminar mi copa y te acompaño ¿sí? — frunce el ceño porque está molesto, porque ni siquiera el alcohol que cae por su garganta le ayuda a levantar su ánimo. Mira hacia otro lado y evita los ojos de Anaelle a propósito, su idea es calmarse antes de decirle cualquier otra cosa, también esperar a ver si ella sigue con la idea de saltar por ahí como un par de adolescentes o se decide a sentarse aunque sea en el sofá de al lado. Cuando bebe, lo hace lentamente, como si el tiempo entre ellos se estirara de modo que pueda ser eterno y también ese silencio sería un poco menos incómodo. — ¿De verdad crees que tú serías una de las que va y viene? — cada letra parece ácido que intenta corroer del modo en que lo hicieron antes sus declaraciones.

Se gira y la mira de frente, esta vez busca sus ojos porque quiere saber lo que ellos dicen más de lo que sus labios podrían expresar. — Tú no eres como otra de mis modelos, eres mi amiga ¿no? Si te lo he pedido tantas veces es porque eres la mujer más bella que conozco y por supuesto que quiero retratarte… — deja el vaso en la mesa y suena fuerte, como si la molestia se pudiera expresar en ese gesto que hace que la chica que los atiende, y que viene a preguntar si necesitan algo más, se sobresalte. Con la mano le indica que está todo bien, pero con su ceño fruncido sólo se contradice. — Por la mierda, Anna, a ti te quiero en serio… ¿no puedes darte cuenta? ¿No te das cuenta que no quiero ser más tu amigo? —

Cuando se levanta le toma el rostro, el movimiento es rápido y acorta la distancia antes de que ella pueda echarse hacia atrás o evitarlo. — No quiero ser tu amigo, Anna… — una última sonrisa antes de besarla, lo hace lentamente a diferencia de todo lo demás. Desde hace mucho quería disfrutar de esos labios, del sabor dulce que sabía que tenían y que se mezcla con el vodka y el whisky que han bebido ambos. — ¿Entiendes lo que quiero? — vuelve a sonreír pero ahora luce tal cual como cuando está con alguna de sus modelos, la misma actitud con la que las convence de posar y que ahora quiere usar para expresar que la quiere a ella.
avatar
Graham Whittard
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Anaelle Cannvagh el Lun Nov 11, 2013 11:23 am

Bailar era uno de sus pasatiempos menos habituales, dado que tenía dos pies izquierdos y rara vez la música le animaba tanto para moverse sin miedo a la critica. Sin embargo, esa tarde necesitaba hacerlo con locura, porque permanecer un segundo más ahí sería aceptar el campo minado que Graham estaba dispuesto a activar. Su negativa a hacerlo de inmediato (vamos, un rechazo total) le hizo saber que su ruta de escape se había bloqueado. Sin importar a donde corriera, Graham siempre tenía poder sobre ella. Con o sin su presencia, el joven le hacía pensar en volver. Respiró profundamente mientras seguía de espaldas a él, porque una vez que lo viese a la cara, todo intento de mentir sería desastroso. Se giró en su propio eje y bajó la mirada a sus ojos oscuros, preguntandose por qué no podía ser un poco menos atractivo.

Lanzó la primera pregunta y ella apretó los labios. No sabía que responder. Anna solía estar muy a la defensiva por el hecho de que, con excepción de Graham, todos la habían tratado como moneda de cambio. Y él, que era su único y verdadero amigo, no tenía tan buena reputación. En su actual relación de amigos, eso no tenía importancia, pero como algo más...

Sé que lo soy, y no es que no confíe en ti, Graham, pero... —intentó explicarse -muy mal, por cierto- hasta que la mesera llegó a interrumpirla. Dudaba que sus palabras hubiesen tenido gran impacto por la música al amortiguar su voz vacilante. Se aclaró la garganta y, de pronto, se quedó estática. "¿Qué dijo?".

Necesitaba oírlo repetir todo, por si las dudas. Porque venía esperando, queriendo o sólo esperando, oír esas palabras... ¿Pudiera ser que solo lo imaginó? Pero sus ojos no dejaban lugar a dudas. Estaba decidido a lograr algo que a ella aun le era ajeno. Y lo repitió, como si al conocerla tanto supiera que necesitaba una confirmación. Saber que aquello no era solo parte de su imaginación engañosa. Jadeó al verlo levantarse. No podía evitarlo, pues presentía lo que ocurriría después. Lo esperó paciente hasta que él tomó sus labios. Lo que había sufrido por evitar algo así, y ahora... su sed se veía por fin saciada con su sabor. Buscó más de él, como solo había imaginado de manera furtiva, y asintió antes de que él le formulara la última pregunta. Sus ojos verdes chispeaban, no necesariamente por el alcohol.

Graham... —pidió en clemencia. Tomó su rostro y lo miró con la seriedad de la que fue capaz.— Quiero que me hagas un retrato. —y fue lo único que pidió. Pero su elocuente mirada exigía más; más de ese beso, más de esas palabras que la irritaban e ilusionaban a la par, más de si mismo. Quizás esto sí fue una reacción dle alcohol, o solo se tratara de las emociones guardadas que deseaban salir todas a la vez. Fuese lo que fuese, se inclinó hacia adelante y se sostuvo de la punta de los pies, hasta alcanzar el oído ajeno con los labios. En ellos susurró:— ¿Es posible un retrato... llevando solo un anillo?
avatar
Anaelle Cannvagh
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/10/2013
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro como cualquier otro [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.