Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Mensaje por E. Danielle Luxington el Mar Sep 24, 2013 7:52 pm

Un pie tras otro, el rostro bajo oculto entre la melena pelirroja que se carga, la mirada fija en el movimiento de sus pies elevándose de vez en vez para confirmar que no terminará en el suelo por chocar contra alguien; se detiene justo en la esquina mirando el reloj de pulso que posa sobre su muñeca izquierda, no va tan tarde, apenas son 15 minutos pasados de la cita y probablemente él aún no llegue por lo que apresurarse y quizás quebrarse un tobillo no vale la pena; se inclinó para mirar la calle antes de continuar su camino.

El vaivén de su cadera se vuelve mas fuerte, el pelo ondula y se mueve al compás de sus pasos, saca su celular y marca un número ya memorizado… nada, el buzón entra después de tres tonos, frunce el ceño y bufa aunque inmediatamente aparece una sonrisa en su rostro; se para frente a la entrada del bar levantando la mano  al guardia de la entrada regalándole la ya conocida sonrisa desapareciendo en el interior del lugar, en donde el tacón de las botas resuena como eco en el piso de madera.

Se estira un poco más para encontrar su objetivo, no es necesario, ya que sin ningún esfuerzo alcanza a ver la espalda de quien espera. Se acerca a él y lo rodea por detrás dejando su barbilla en el hueco que se forma entre su cuello y su hombro - A que me extrañaste…- sus labios se pegan contra su mejilla, sabe que odia cualquier tipo de acercamiento físico y demostración de cariño en público, pero también sabe que es a la única a la que se lo permite porque en realidad se siente cómodo con eso. Se separa de él y rodea la pequeña mesa en la que está sentado para después tomar el asiento frente a él y por fin mirar la cara de hastío con la que la mira.

- Y… ¿será ésta, una noche inolvidable?- un tono sarcástico se denota en su voz, una sonrisa simplona aparece en su rostro al mismo tiempo que estira la mano para tomar el vaso frente a él, - Supongo que anticipaste todo y ya ordenaste algo para mi… ¿cierto Enzo?- su mano deja de estar en el vaso para tomar la de él, una acción automática y ya tan común porque no importa cuanto diga o haga para molestarlo, no importa lo que él responda con afán de hacerla enojar, siempre están ahí, uno detrás de el otro de forma incondicional y única; él lo sabe y ella también, son las únicas personas en el mundo que se entienden con una mirada y probablemente Danielle sea la única mujer fija en la vida de Lorenzo, la única con tantas permisivas, la única que conoce toda su vida y viceversa… por eso siempre acudía a él sin reproches cada que éste le marcaba, hoy no era la excepción.
avatar
E. Danielle Luxington
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Sáb Sep 28, 2013 3:35 pm

Estaba cansado, pero eso no era lo extraño. Lo que lo complicaba era que la noche recién estaba comenzando y además, era fin de semana. Le dolía la espalda, su cabeza retumbaba y sentía en cada uno de sus huesos la necesidad estar acostado en su cama sin tener que escuchar a cada instante los problemas que solían acarrearle la gente que trabajaba para él. No quería ver a nadie y aún así estaba allí, no quería compartir con nadie y aún así la había llamado para acudiera en su auxilio. Con ella las cosas eran distintas, con ella no se amargaba, no sufría y quizás simplemente era porque jamás se había acostado con ella. Y aunque las oportunidades no faltaron y habían estado a solo pasos de hacerlo, fuera la mierda de magia de quien fuera, habían ocurrido situaciones que los habían alejado. Ahora no le importaba y quizás era lo mejor y por eso la había llamado.

Ahora sentado en la mesa más alejada del bar aquella, que solo él podía utilizar la esperaba, porque la necesitaba, pero jamás se lo diría. Pidió algo para beber para ambos mientras la esperaba y encendió el cilindro de tabaco mientras se perdía en la oscuridad que aquel rincón le otorgaba y miraba a todas las personas que rondaban su bar. Universitarios ebrios buscando sexo que solo encontrarías en compañeras o compañeros más ebrios que ellos. Putas que intentaban sacarle el dinero a aquellos que las drogas ya tenían más pegados al techo que al suelo. Chicas en busca de aventuras amorosas que al final todo resultaba en una decepción amorosa causada por el alcohol que su bar salía. Nadie disfrutaba, nadie recordaba al día siguiente, todos sufrían y aún así no tardaban en volver, en repetir la misma historia y llenar los bolsillos de él.

Dejó de mirar a las los demás y solo les dio la espalda cuando ya no soportó ver más. Pero no tardó mucho en volver a alzar la mirada cuando sintió como unos brazos lo rodeaban y un cuerpo cubría su espalda. No necesitó pensar. Nadie muy cuerdo se atrevería a tocarlo así y tenía más que claro que la chica en cuestión de cuerda no tenía ni una gota. La escucha y solos sonríe de lado mientras una de sus cejas se alza al mismo tiempo que el trago de ella. Sí lo ha hecho, pero solo eso. Hoy no logra pensar demasiado- Necesito tus manos –dice en una sonrisa que dice de todo, pero que no articula nada- Necesito… liberar frustraciones y tu eres la persona indicada para eso  -Ahora habla en serio, su espalda no da para más y teniendo en cuenta lo desconfiado que es no dejaría que nadie lo tuviera tan a su merced con nadie más que con ella. Él engaña, estafa y jode al resto sin consciencia alguna, por lo que está seguro que los demás tendrán las mimas ideas con él
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Mensaje por E. Danielle Luxington el Lun Sep 30, 2013 6:22 pm

Su rostro cambia en automático y su sonrisa desaparece, el ceño se frunce un poco haciendo que las pecas de su rostro resalten aún más; el tono de la voz de Enzo la tensa un poco, su corazón comienza a latir fuerte pero no lo suficiente como para que se note el nerviosismo... ¿le tiene miedo? no, tiene miedo de lo que esa cabeza piensa, de que ya hizo, de con quien se metió; el ser su confidente y consejera tiene pros y contras mismos que ella conoce y acepta, jamás han llegado a nada físico inclusive teniéndola desnuda sobre su cama, todo se limita al confort de estar cerca de poder hablar sin miedo a los reproches y eso los une mas, ella conoce todos sus secretos, conoce sus maneras, conoce sus trabajos y eso es lo que la pone nerviosa, de alguna forma lo ama, lo ama demasiado en una forma extraña y poco convencional así que el imaginarse la vida sin él le produce un vuelco al estómago - ¿Estás bien? -una pregunta un tanto estúpido, cada movimiento, cada mirada, cada vez que no la miraba, ella ya sabía lo que diría; sus manos buscan las ajenas acariciando suavemente la piel que las cubre, sus dedos recorren la mitad del antebrazo de Enzo y regresan hasta aferrarse a sus manos, ella se inclina un poco sobre la mesa alzando las manos de su interlocutor para colocarlas sobre sus mejillas, besa ambas palmas y dirige sus ojos llenos de calma hacia él - ¿Que quieres hacer hoy? a parte de beber hasta que la boca se te duerma -una sonrisa se dibuja en su rostro dejando atrás toda inseguridad y miedo.

Vuelve a colocar las manos de Enzo sobre la mesa,  dejando solo una de las propias sobre ellas, jugueteando con los dedos, acariciando e intentando calmarlo; con la mano libre toma el vaso frente a ella y lo alza sonriente cual trofeo antes de darle un trago y dejar las bromas atrás - ¿Quieres hablar… o solo olvidar? podría meterse en su mente, indagar, preguntar una cosa y obtener otra… pero con él prefería que todo fuera natural, que las palabras salieran por que él lo deseaba así, algo que había aprendido hacía tiempo y que por eso seguían juntos, porque nadie obligaba al otro a decir o a hacer lo que no quería, el sabía manipular, engañar, estafar y ella… en simples palabras hacía exactamente lo mismo, solo que su profesión se veía como aceptada por la sociedad y la de él era tachada.

- Necesitas un buen masaje, se nota la tensión inclusive en tus palabras… cortas el aire con la mirada Enzo –apareció una sonrisa tenue que hizo ver su rostro aún mas dulce - No planeo regañarte, pero si sigues estropeando así al hombre de mi vida… te las verás conmigo no era posible pero sin embargo así era, alguien sin mas reglas que la de no involucrarse, era a quien no pretendía perder.


Última edición por E. Danielle Luxington el Sáb Nov 16, 2013 10:43 am, editado 1 vez
avatar
E. Danielle Luxington
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Dom Nov 10, 2013 8:14 pm

La chica es una jodida bruja. Así siempre la ha catalogado, pero nunca se lo ha dicho, eso es solo para él y un hombre siempre necesita tener cosas ara él, aunque sean solo estupideces, porque ha aprendido qe con ella no puede ocultarle nada y aunque en otra ocasión aquella cosa hubiera jodido su cabeza, esta vez no es así, porque sabe que la necesita y que de no tenerla ya habría explotado hace ya mucho tiempo. Deja que haga con él lo que quiera, que juegue con él sin importarle que estén en público, porque todos lo conocen, todos la conocen y saben que cuando ambos están juntos dejan de ser parte del resto del mundo, que solo con ellos dos y que aunque alguien quisiera, romper esa burbuja que los dos arman es imposible que al final ya nadie si quiera lo intenta. Y le gusta, porque sabe que es todo causa de ella y su forma de ser, que llegó para deformar su vida y que es lo que impide que explote, porque ella se lleva todo aquello malo, con solo tocarlo, él sabe que sin ella se hubiera derrumbado hace ya tanto tiempo que nada de esto existiría.

- Bien –dice simplemente consciente el significado que eso tiene para ella. Que sí, está bien, pero quiere mandar todo a la mierda ahora y para siempre- ¿Qué tal solo olvidar y si queda algo lo hablamos? –pegunta alzando ambas cejas como si fuera el mejor plan del mundo, imitando lo que ella hace y haciendo que le licor se pierda por su garganta. Es lo único que vende que gasta, solo el alcohol, las drogas jamás, eso lo hizo por ella, porque se lo pidió y él cedió sin pensarlo dos veces, otras de las cosas por la que la ama de una forma que jamás lo hará con otro ser viviente.

La observa sonriendo de lado mientras alza los hombros- Lamento joder a tu hombre, pero de no ser por él estaría aún en las calles y sin nada que cubrir este cuerpo que amas –le dice mitad broma, mitad en serio, porque aún cuando sus padres adoptivos le habían dejado algo de dinero, jamás lo ha utilizado, porque no es suyo, no es de su sangre, no es algo que se haya ganado. Suspira volviendo a beber y perdiendo la mirada en la chica que tiene en frente- Porque no me salvas de nuevo y posas tu magia sobre mi –una de sus cejas se alza y con una inclinación de cabeza señala la puerta que da a su oficina y luego a su habitación. Ella sabe que jamás será una alusión a algo que no sea más que algo que ella sabe necesita y que los beneficia a ambos- Creo que cobraré ese masaje, me lo debes después de todo lo que has bebido, maldita aprovechadora –no es en serio jamás lo será y aún así lo dice cada vez que tiene la oportunidad.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There are men... then you [Lorenzo S. Cavalli]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.