Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


If not you, who? || Camille.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 11:46 am

Te podré odiar más, pero no querer menos.


Aunque la llamada finalizó sigue con el teléfono en la mano y esa sensación de mierda que le clava en el pecho como si necesitara aire mientras se ahoga en un mar frío y oscuro. Ha pasado una semana desde la última vez en que la vio pero ha deseado hacerlo cada día. El deseo por ella no se esfuma aún cuando pase el tiempo, las ganas de tenerla dando vueltas por la casa tampoco. Y que ahora le pida ir a retirar algunas de las cosas que quedan ahí es una puñalada certeza e intencional. Pero las condiciones de este juego son claras y no hay vuelta atrás, aceptarla a ella significó aceptar lo que ella conlleva, algo que lo saca de quicio y que al mismo tiempo lo hace amarla más. Porque maldita sea Camille y su rostro de niña que parece no matar ni una mosca, llegó a su vida para destrozarla y ahora lo tiene hecho una porquería de persona, quemando cigarrillos mientras espera que la puerta se abra. Claro, porque es tan estúpido que aún no le pide la llave pese a que hace seis meses dejaron de vivir juntos.

Pero el timbre suena de todos modos y eso sólo le indica que quiere dejar más en claro que ese ya no es su hogar, pese a que Adrien ha mantenido cada cosa en su lugar, tal como ella los decoró casi como un pasatiempo que la hacía lucir más niña en vez de parecer una dueña de casa. Está igual de hermosa que siempre y aún cuando la saluda con un beso en la mejilla intenta aguantar la respiración para no tener que ver embriagados todos sus sentidos con ella. Suficiente es que le robe la razón para que además lo tenga actuando como el gran estúpido que es sólo porque le sonríe a medias. — ¿Estás bien? — no hay un hola o algún otro tipo de saludo, sólo una pregunta que quiere hacer cada vez que la ve con ojeras o algún rastro de una noche en vela, la diferencia por supuesto es que probablemente ella pasara la noche anterior de fiesta mientras él sólo fumaba mirando la pantalla de un celular que nunca se iluminó. — No es necesario que te lleves nada, esta sigue siendo tu casa… lo sabes ¿verdad? — no quiere escuchar esa respuesta, se mueve antes de que ella pronuncie alguna palabra y busca en el bar su bebida favorita, la que sirve en una copa y extiende hacia ella. — ¿Te quedas un rato? —
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 12:15 pm

El entrenamiento había terminado temprano y su viejo hogar quedaba a tan solo unas cuadras de allí, acababa de cortar el teléfono que seguía inerte en su mano, lo había llamado para avisarle que iba por las dudas, por si estaba rehaciendo su vida y lo interrumpía y era eso lo que Camille más deseaba, que pudiera seguir pero las nauseas le revolvieron el estómago ante esa simple idea. Sus zapatillas deportivas, su calza de Ballet que poco dejaba a la imaginación, tratando de ocultar sus curvas con un sweater gris, demasiado grande que la hacía parecer inclusive más joven de lo que ya era, si iba a buscar sus cosas quizá también tendría que devolvérselo pero era su objeto preferido en el mundo y ni se le cruzó por la cabeza. Con el bolso se hizo con dificultad una coleta mientras esperaba en la entrada de la casa a que respondiera al timbre. Las llaves estaban al fondo y usarlas le traería una nostalgia demasiado pesada, sumado a que el coordinar de sus manos entre la resaca de anoche y lo extenuada de las prácticas no ayudarían a hacerla parecer una ebria perdida, aunque estaba consciente pese a la decoración oscura debajo de sus ojos. Sus pasos y la puerta que se abrió con esa pregunta que simbolizaba el corazón en su boca, Cami no pudo más que sonreír ante la desesperación de su todavía marido, su ternura la enamoraba aunque se encontraran en pleno divorcio - ¿Hola? – Murmuró con una energía en su voz que era casi contagiosa, aunque algo irónica ante la interrogación casi tan alarmante como si hubiera sufrido un accidente.

Adrien, esta ya no es mi casa y debes aceptarlo. – Su rostro desdibujó cualquier expresión ante el remate de sus palabras, era el mantra que su voz débil e insignificante se repetía una y otra vez en un intento por asumirlo. Lo había aceptado, no quería verlo desvelado aguardando a su llegada, no era su padre u hermano mayor sino su marido y era una niña egoísta si seguía obligándolo a cumplir tal rol, pero parecía que Adrien se negaba a ver la situación, la realidad tal y como era. Camille todavía tenía hambre de juventud y pese a amarlo con locura, no pudo cortar sus alas. Sus palabras llevaron a sus ojos grises a verlo sin poder reprimir la sonrisa de cortesía. Sabía que quedarse era dar 5 pasos hacia atrás en contra del único que había hecho de avance en ir a buscar sus cosas, pero no pudo resistir el impulso de sus labios que hablaron por ella – ¿Por qué sospecho que ese rato es más largo de lo que aparenta? – Su cuerpo esbelto logró tomar la copa sin siquiera rozarlo mientras le daba la espalda yendo hacia la pequeña sala tal y como la había dejado, buscando en la biblioteca su colección de Dvds – Gracias por el soborno, digo la copa – La sonrisa pícara que no contuvo cuando dejó el vaso, estirándose aprovechando su flexibilidad en un intento de tomar su película preferida, Vírgenes Suicidas, sin alcanzarla, luchando de puntas como si fuera una niña queriendo alcanzar el chocolate que le escondieron – Carajo mierda!
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 12:49 pm

A los ojos de otro ella sólo es una niña, a los ojos de otro debe ser siempre así porque la sola idea de que alguien más la mire del modo en que él lo hace lo obliga a fruncir el ceño y querer estirar los brazos para rodearla y además alejarla del mundo. Pero verla con toda esa ropa del ballet y con la sensualidad escondida que él es capaz de interpretar sólo provoca que su respiración se haga pesada y responda a esos comentarios con un movimiento de hombros sinónimo a un “me da igual” que ambos saben no es así. No quiere aceptarlo y aunque ella se lo pida y se lo repita como ahora se niega a la opción de creer que nunca más dormirán juntos o que no compartirán una comida que han preparado en esa cocina a la que ahora sólo entra para buscar un vaso de agua. Camille conoce los detalles de esa casa pero también los rincones de Adrien, de otro modo no sabría como apretar ciertos puntos y con eso desestabilizarlo tal como lo hace. Quiere besarla, quiere decirle que mande a la mierda a todo el resto y se quede con él, quiere reír como antes y hacerle el amor hasta que ella comience a jugar con su cabello mientras se queda dormido. Lo quiere todo pero más la quiere a ella, feliz, libre. Y esa libertad significa dejarla partir, por mucho que ahora se odie y piense seriamente en la opción de alargar cada vez más la firma de esos papeles.

— Déjame, yo lo bajo por ti… — junto a ella se pone de puntillas y alcanza el DVD que ella busca, es la película que vieron en más de una ocasión y sólo porque Camille se lo pedía, aún así terminó dormido antes de que cualquiera de las muchachas se quitara la vida. Cuando se lo entrega aprovecha y no suelta su mano, quiere sentir su piel aunque sea de ese modo patético y arrastrado mientras la mira a los ojos esperando encontrar algo, alguna señal, pero todo lo que ve es lo mismo de antes: amor detrás de tantas cosas que es apenas visible. Porque no duda que ella alguna vez lo sintió o lo siente, pero si tiene claro que no es la prioridad de su vida y es ahí donde radica la diferencia más grande entre ambos. — ¿Quieres verla? Aún es temprano — y está claro, si fuera un poco más tarde siempre está la opción de que ella se quede a dormir, aún cuando eso signifique que él deba utilizar el sofá porque nunca terminaron la habitación de invitados. Cuando la suelta se siente nuevamente vacío, porque le falta ella, le falta ese calor escaso que siempre pudo obtener y que ahora anhela como si fuera el soporte vital para su existencia de mierda que sólo empeora. Y ahora mira hacia el sofá y luego a ella, la invitación es clara y también la respuesta negativa que de seguro llegará. — ¿Tienes hambre? —
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 1:12 pm

Yo puedo sola - Su voz de reproche fue más de infanta consentida que otra cosa, pero el berrinche terminó antes de comenzar. Quería golpear su hombro, quería picarlo para que la tomara por la cintura y cargara sobre su hombro sobre las escaleras, tirándola sobre la cama para arrojarse sobre ella y hacerle el amor como Adrien le había enseñado, con paciencia y maestría, soportando su inexperiencia y miedos en el sexo dándole la seguridad que necesitaba. Parecía ausente hasta que sintió como algo retenía su caja de la película y eran sus manos. Parecía una lucha interna entre ambos, aunque era más una guerra interna por sí mismo buscando hacer lo correcto, lo estaba logrando pero los recuerdos la traicionaban como en ese momento en que quería volver a hacer todo como antes. Hasta le dio gracia como ninguno cedía hasta que él lo hizo demarcando la sonrisa sobrada en el rostro de niña buena, era buena aunque algo despistada aunque no falto concentración cuando estudió su cara y su cicatriz, ni siquiera necesitaba verlo para recordarla a la perfección. Bufó como lo engrupida que podía ser a veces cuando sus ojos rodaron al escuchar la palabra “temprano”. Temprano, tarde, día o noche, a ninguno le importaba el momento del día, aunque ahora Camille valoraba más las noches que otra cosa hasta que volvió a prestarle atención a las palabras que le habían causado una gracia extraña.

Su rostro se iluminó como si hubiera visto al mismo Santa Claus en aquella sala cuando le hizo esa oferta que no podía negar de ninguna manera posible, inclusive sus comisuras dolían de lo tirante que su piel se encontraba al sostener la sonrisa estúpida en su rostro aniñado - ¿Esta vez prometes quedarte despierto hasta que por lo menos Cecilia se suicide? Uops, te acabo de contar la mitad de la película – La inocencia con que intentaba ser irónica era algo que sabía que causaría en él una ternura y se odió en aquel momento, quería dejarlo ir, lo amaba al punto de desear que pudiera continuar su vida pero por cosas como las que estaba haciendo por ella en ese momento se derretía quedando desnuda para él. Sus ojos viajaron de los ajenos hacia el sillón, no necesito comprender más mientras se alejaba como un perro faldero con su pelota como premio hacia la televisión, comenzando a presionar los botones para encenderla y conectarla al DVD, apostaba sus zapatos de Ballet a que Adrien no tenía ni idea de cómo eso funcionaba y la sola idea remarcó los hoyuelos en su rostro cuando terminó de contactar el último cable que encendió la luz roja en el rectángulo donde se insertaba el CD. Lo colocó sin darle Play todavía, alejándose para dejar caer su cuerpo con gracia sobre el sofá de dos cuerpos de color negro que le había obligado a comprar para disimular sus pocas ganas de limpiar la casa. Su comentario la hizo voltear su rostro hacia él – Siempre tengo hambre ¿No le pusiste nombre a mis huesos acaso? Sorpréndeme – Volvió a ignorarlo cuando su conciencia le preguntó que carajo estaba haciendo, había logrado no contactarlo por una semana y de nuevo, allí estaban en su torre de cristal, jugando a aparentar algo que ya no era posible, pero si todavía se amaban ¿Por qué no? Eran demasiadas las incógnitas y mucha la amargura en responderlas, despreocupada decidió ignorarlas mientras sus manos se entrecruzaban sobre su pecho aguardándolo.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 1:38 pm

Se ríe y rueda los ojos, ella es imposible y él se da cuenta inmediatamente que pensar que puede dejar de amarla es un error tremendo. Esa sonrisa lo cautiva, sus palabras que intentan ser molestas sólo le causan ternura y mirarla poner la película como siempre hizo sólo logra que la sensación en su pecho se acreciente y que ese dolor por la separación sea ahora algo físico. La ama, la ama demasiado como para poder mantenerse tranquilo sin poder tocarla. — Recuerdo esa parte, no me quedo dormido todo el tiempo, sólo cuando estoy cansado y hoy no lo estoy tanto… — pero está claro que si se mantendrá despierto será para no desaprovechar los pocos momentos que puede pasar con ella, porque son cada vez más escasos y porque teme que en algún momento la distancia entre cada visita se alargue tanto que terminen finalmente cada uno por su lado. Sobre el sillón se ve pequeña, frágil, pero Adrien que la ha tenido entre sus brazos sabe que no es así, conoce muy bien la fortaleza de esa bailarina y sobre todo el carácter que posee, el mismo que los tiene ahora interpretando ese juego ridículo del tira y afloja. — Cami… — ese apodo y dicho de ese modo solía ser sinónimo de un te amo que venía a continuación, pero ahora sólo le sonríe, no puede hacer más. — Ya vengo… —

Y se aleja, antes de que ella pueda notar como se derrumba, como los pedazos de si mismo caen imitando las piezas de un dominó que costó tanto armar y ahora es fácil de destruir. En la cocina bebe agua como si fuera el vodka que realmente necesita, busca entre las cosas lo que ella de seguro agradecerá para comer mientras ve la película y aunque conoce sus gustos y preferencias, agrega entre todo unos pequeños bombones de chocolate que ha tenido guardados para comerlos junto a ella. Camille dirige los movimientos de su vida aún cuando no está presentes y también ahora sus pasos cuando vuelve a la sala con la bandeja en las manos que deja en la mesita frente a ella. — Siéntate un poco más allá y pon tus pies sobre mis piernas… traje hielo… — la misma rutina de antes, gestos que parecen cotidianos aunque son cada vez más esporádicos. Quiere volver a calmar esa molestia que está seguro ella siente después de tantas horas de entrenamiento y también masajear sus empeines para demostrarle con eso que incluso sus defectos son parte de todo lo que ama de ella. — ¿Te duelen mucho hoy? — la película comienza y es por eso que susurra, muchachas rubias aparecen en la pantalla pero no lo desconcentran, sus ojos siguen fijos en la única muchacha que existe para él, esa que en realidad es una mujer. Una mujer gracias a él.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 2:07 pm

Era su lado del sillón, apenas hundido bajo los huesos de su cadera, con el almohadón de su costado para rellenar el hueco que su cuerpo no podía hacer y así poder ajustar la manta con que se tapaba hasta caer dormida, para despertar en la cama sobre el pecho de Adrien como resultado de su caballerosidad, que pena que estaba demasiado dormida como para atestiguarlo aunque no lo dudaba. Estiró sus hombros sintiendo como los músculos de su espalda tiraban resentidos, demasiada elongación por el día y aún así le pasaban factura. Él seguía dando vueltas por la cocina como siempre, aunque esta vez estaba demorando más de lo usual ¿O era su ansiedad por que se sentara con ella? ¿O simplemente el hecho de estar perdiendo esa costumbre de sincronización natural con sus tiempos? Y de nuevo la hizo reír con ese tono agudo que no terminaba por madurar - Que casualidad que justo estés cansado cuando comienzan los títulos de las películas que elijo. – Al hablar sus manos jugaban con su pelo hasta lograr armar un rodete que despejara su cara dándole más comodidad, no había vergüenza en lo que se trataba de Adrien, la conocía en detalle incluso podría quitarse ahí mismo la ropa sudada y cambiarse sin sentir la mirada ajena, aunque sería tentar a la lujuria y no iba a llamarla.

¿Se cambiaba o no? Por lo menos la remera, aunque sea quedándose solo con el saco de Adrien que ya a esa altura era propio e iba a luchar por el con garras y dientes, pero una sola palabra la distrajo de su órbita haciéndola concentrarse gélida en la pantalla. Cami, te amo. Esa fue la frase que le dijo su primera vez, ella pensó que fue por el sexo, pero terminó siendo tan real, demasiado que no pudo ni siquiera la puso en duda. Y ahora sintió un nudo en su garganta cuando volvió a escucharla, no solo por ella sino por él, habían decidido todo por una razón y no podían ser tan histéricos de derrumbar todo lo que habían logrado en esos 6 meses de nuevo, hasta que su retirada le devolvió el pulso. La tensión era palpable, duró apenas unos segundos hasta que Camille presionó la tecla y sintió la música en sus oídos, por lo general su falta de atención era algo que lo sacaba de quicio pero ahora era la solución momentánea a sus problemas hasta que regresó con una bandeja con comida. Se abalanzó sin pensarlo dos veces, su caja de cereal de miel que aferra contra su pecho, metiendo la mano para sacar pequeños montones entre sus lánguidos dedos cual garras para llevarlos a su boca. Ni siquiera lo escucha, fue todo acción reacción en que pareció hacerle caso cuando fue su cuerpo el que actuó por costumbre, colocando sus piernas sobre su regazo mientras lo miraba antes de incursionar de nuevo en su comida – No lo hagas Grosver…Bueno si – La sonrisa traviesa se apoderó de ella, sus empeines desgastados, ya deformados sin salida más que cirugía se escondían en sus zapatillas - ¿Ya te dije cuanto me gusta tenerte de esclavo? Oh por dios, como me duele la espalda – Era un juego inocente, uno de niños que no podía resistir cuando volvió a enclavar la mirada en la pantalla llevando nuevamente cereal a sus labios sin abrirlos – Shhh, me distraes y ahora no sé que pasó.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 3:08 pm

Pese a que es una broma, la verdad de sus palabras es evidente y al mismo tiempo casi humillante. Está claro que es el esclavo de esa chica de pelo despeinado y sonrisa brillante y también que feliz lo sería el resto de su vida porque si se casó con ella, lo hizo pensando en que estarían juntos muchos años más. ¿En qué momento se derrumbó el castillo de cartas? Aún cuando nunca lo hablaron seriamente pudo incluso imaginarse teniendo hijos con ellas, quizás luego de haber vivido bastante como pareja y cuando ella quisiera, pero la idea estaba ahí, presente como parte de un futuro que parecía cercano y que ahora se esfuma quedando sólo como una idea inconclusa. — Me lo dijiste cuando pronunciaste ese “acepto”… — y apenas la broma sale sabe que está fuera de lugar, por lo que rápidamente toma un cubito de hielo y masajea sus pies lentamente. Sólo momentos antes y sin darse cuenta es que retiró esas zapatillas que conoce y comenzó a tocar su piel en los puntos clave para calmar el cansancio que siente. Su rostro sereno es la mejor respuesta y cuando fija los ojos en la pantalla es capaz de reconocer la escena, — te sabes esta película de memoria, incluso yo me la sé y eso que se supone que me duermo cada vez que la veo… — aunque suena casi como un reproche, suaviza su tono de voz finalizando con una sonrisa.

El movimiento de sus dedos continúa, es suave y calmado tal como la energía que intenta entregarle, quiere calmarla aunque siempre ha sido imposible. Porque desde que la conoció, Camille ha sido un huracán que arrasa con todo a su paso, lo hizo con su idea fija de ser ese profesor ejemplar y también con lo que siempre creyó del amor. — Termina de comer y sigo con tu espalda… — lo dice como un hecho que no tiene discusión, como la consecuencia de la acción que ahora realiza con el otro pie y que es capaz de seguir haciendo por todo su cuerpo si es necesario. Con la toalla que ha traído limpia sus manos y también los restos de líquido de la piel de su mujer, será su mujer hasta que esos putos papeles estén firmados y hasta que ella deje de mirarla como lo hace ahora. — Quítate esa cosa… no sé por qué tenías que elegir esa entre todo lo que hay en mi armario, aún no entiendo qué le encuentras… — pero en realidad le fascina verla con su ropa, como antes le gustaba observarla caminar vestida sólo con su camisa al ir hasta la cocina después de cualquier noche en que se dedicaba a recordarle que el amor no sólo se siente, también se hace. — Prometo que sólo te tocaré por fines terapéuticos, nada más. — travieso a la altura de ella, una sonrisa pícara que se escapa como advertencia de que no es capaz de cumplir su palabra. Las mariposas vuelven pero a ratos cree que en realidad son cuervos dispuestos a sacarle los ojos.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 4:00 pm

Cuando el Flashback comienza en la película, así ocurre para con su vida rememorando aquella vez que clavó los ojos en Adrien, quedando petrificada como cualquier alumna que fantaseaba con su sexy profesor, pero había algo más en él que en cualquiera con los que allá coqueteado y fue el golpe en la pierna a su mejor amiga lo que la obligó a prestarle atención a sus murmullos “Con este me caso”, lo que comenzó como una frase superflua e inocente terminó desencadenando la pasión entre ambos, su vestido corto, blanco y de plumas mezcladas de color crema y poco convencional casi recrean el vestuario del Lago de los Cisnes. Sus ojos se dilataron contra la pantalla cuando le hizo ese comentario, conocía su humor pero esa broma tenía tan poca inocencia como si ella fuera el diablo en persona. Sabía que era así, la relación de parte de Adrien era más enfermiza pese a estar locos el uno por el otro, pero ella no quería un esclavo sino un marido, y parte de la dependencia que fue naciendo en él fue lo que perjudicó su necesidad de espacio para seguir explorando el nuevo mundo. No disimuló, ninguna mueca remarco su rostro, su respuesta fue no decir nada y con eso dijo todo, la acababa de joder. Pero sus masajes, ese gesto de cariño comenzó a relajarla mientras sentía como sus tendones comenzaban a relajarse, descontracturándose bajo el frío de sus manos que sospechaba, había aprendido a hacerlo por internet. Terminó sonriendo a medias – Lo haces, pero buscaste un resumen en Wikipedia. O sino te imaginas una porno conmigo mientras me haces creer que sufres conmigo mirando a la pobre Lux.

Sus dedos se sueltan dejando que el cereal sea aprisionado por sus muelas, esa sería su cena no podía perder el conteo de las calorías que ingería y por más que la odiara, la obsesión de su madre por su dieta se le había grabado a fuego en su mente. Dos puñados más bastaron para saciarla dejando la caja a un costado en el suelo hasta que le pánico reinó en su rostro hasta transformase en ira – NO! NI SE TE OCURRA - ¿Qué le pasaba? Sus brazos se enclaustraron contra su propio cuerpo abrazando todavía más aquel buzo que había rescatado cuando Adrien quiso regalarlo y desde ese momento que lo usaba absolutamente para todo. Lo vio pareciendo ser un cachorro asustado aferrado a su manta temeroso a la adversidad. No se lo iba a quitar ¿Pero era por el saco en sí, o porque era su manera de llevarlo a todos lados? De a poco comenzó a relajarse, incluso la risa de él terminó por descontracturarla dándose cuenta de algo, si iba a darle masajes en su espalda tendría que quitárselo, pero luego se lo volvía a poner eso si. Lo miró con desconfianza mientras se quitaba lentamente el saco, doblándolo a un costado con cuidado para mantenerlo cerca de su vista. Solo llevaba su top fucsia que remarcaba su busto juvenil y firme, algo escaso mirándolo como si fuera de nuevo su primera vez, sin comprender qué posición tomar ignorando por primera vez la película que seguía rodando como si fuera un telón de fondo – Vamos a aclarar dos cosas: Me quedo con el saco, y me quedo con el saco. Es mi condición y no le digas más cosa, el resto son cosas, él es mío – Nada de lo que dijo tenía lógica, de nuevo parecía una malcriada pero su sonrisa impotente hacia que todo perdiera la cordura soltando cualquier tensión posible, olvidándose inclusive del dolor de su columna, hasta que un suspiro precedió a su lengua – Solo por fines terapéuticos – Su imitación fue similar, amaba enloquecerlo haciendo esas cosas – Que triste sonó eso – Y era verdad, siempre que la había tocado había sido por fines personales, pero ahora tendría que acostumbrarse ¿O no? Inexperta en el campo, lo observó esperando instrucciones, no tenía ni idea de cómo ni qué tenía que hacer.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 4:30 pm

Quiero todo de ti, por siempre, tú y yo, todos los días.


¿Cómo podría negarse a cualquier cosa? Simplemente asiente con la cabeza y con eso acepta cada cosa que ella le pide, tal como siempre, tal como será cada vez que ella lo quiera, porque con ella, con su Cami, todo es hacer hasta lo imposible para que sea feliz. Tu felicidad es mi felicidad. Lo repitió tantas veces que sólo por eso no le ruega ahora que vuelva a casa. Pero es difícil y lo es más ahora que ella se quita el saco y puede ver con claridad los contornos de su cuerpo. Una figura esbelta y moldeada por el esfuerzo y el trabajo de toda una vida, pero él conoce otro lado y es el que le gusta. La ha visto desnuda y ha recorrido con los labios los caminos que lo enamoraron aún más. ¡Cuánto desea que se entregue a él otra vez! Y las manos le pican por aferrarla de la cintura, por enterrar la nariz en su cuerpo e inspirar hondo, hasta verse embriagado y emborrachado de esa adicción. — Quédatelo… sólo te pido que te lo quites para poder masajearte bien la espalda… lo que no aprendí en Internet, fue con la práctica… soy autodidacta como bien sabes… — quiere molestar y con eso distender un poco el ambiente que está cada vez más tenso. — Después puedes volver a ponértelo si sigues con frío… — aunque en lo más profundo su deseo es todo lo contrario.

— Ahora el fucsia es mi color favorito… — una broma sin gracia que deja salir mientras se levanta y se acomoda en el mismo sofá pero tras ella. Tiene las piernas abiertas y los brazos a cada lado del cuerpo de su mujer. Como si fuera un chiste cruel, ella entra perfectamente, calzando como una pieza de rompecabezas junto a su pareja designada. Las palmas de sus cálidas manos se mueven entre los sectores de esa espalda huesuda y cuando baja, llega al borde de esa camiseta y sin dudarlo la levanta para estar en contacto directo con su piel. Su mandíbula está tensa y el nerviosismo le hace lucir como un muchacho que recién conoce a las mujeres. Se siente como el adolescente que aprendió a ser en algunos momentos junto a ella y cuando los dedos vuelven a los lugares que hace tanto no recorrían se mantiene en silencio. Hablar sería romper con el misterio que los envuelve porque sólo necesita una tregua por esta noche, sólo dejar que las vírgenes se suiciden mientras ellos vuelven a vivir del amor que sigue flameando. — Es mi culpa, todo lo es… — un susurro que choca con su cuello, que se enreda en las hebras sueltas de ese rodete hecho a medias, — pero perdóname por esta noche, dame una tregua mi amor… quiero una tregua por esta noche…. — sin elevar la voz sube las manos y atrapa entre las yemas esos pechos que extrañaba. El suspiro es profundo, la muestra más clara de un aire reprimido que ha estado aguantando por semanas.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 5:13 pm

La lujuria no era ajena al hombre, ni mucho menos a Adrien quien como profesor había caído en la tentación de su joven alumna. Un amor prohibido, a escondidas de hasta sus más cercanas amistades en los lugares más remotos, jugando a contrarreloj contra el control asfixiante de sus padres. Escondiendo las marcas de sus encuentros con pañuelos, simulando fisuras para faltar a sus clases y hasta enfermedades. Tenía estudiando todos sus horarios y recreos para escabullirse a las salas que nadie frecuentaba. Su amor se había basado en las ganas y el ingenio, si se quería se podía, pero todo tenía un límite. Pese a intentar ver como Trip quería conquistar a Lux en aquel cine diciéndole que era su Diosa de roca, era ella quien permanecía dura, gélida frente a los movimientos de quien pese a estar en posición no llegaba a ser nuevamente un extraño de ojos azules y perfume ensordecedor. Simulaba pero la tensión en sus músculos no era por simple ejercicio, ni siquiera el comentario sobre su top deportivo había logrado relajar aquellos hombros que permanecían firmes gracias a su postura clásica ya adoptada. Era fina aunque su lengua viperina despertara a los rezagos de adolescente que habían quedado latentes en ella. Sonrío sin saber que más hacer, tratando de seguir la escena sin ningún resultado - Te metes de nuevo con MI saco y me marcho.

Sus manos recorriéndola, podía sentir como su piel se electrificaba en cada círculo en que la presionaba, calentando a los músculos para que aflojaran la tensión acumulada despejándola del dolor, pero era más que eso. Era su tacto el que la estremecía y no podía evitarlo después de todo él era con quien había compartido el lecho por dos años y no iba a renegarlo. El silencio gritaba demasiado fuerte como para que alguno lo interrumpa por lo que sus párpados cayeron para dejarse llevar sopesando si había hecho lo correcto en haber ido, haberse quedado, haber aceptado el trago, haber puesto la película, haber aceptado la comida, haber aceptado los masajes, haber dicho Si, acepto. Su respiración contra su piel la erizaba hasta que sus palabras rompieron el encanto llenándola de un temor que no le permitió abrir sus ojos ¿Su culpa? – No, no lo es. No lo es – La desesperación se escuchaba en sus palabras aunque quería aparentar calma, no era su culpa que la hayan mantenido cautiva toda su vida, no era su pesar que la hayan asfixiado, el había sido su cura. Su frase la quebró, estaban bien pero la tregua que el pedía era más de lo que podía ofrecerle, pero fue la necesidad de sus palabras lo que la hicieron petrificarse en su lugar “Mi amor”. Si, era su amor, lo era pero no quería ser egoísta, darle ese pase iba a ser peor para él que para ella, hasta que sus manos presionaron tomándola por los pechos que encajaban a la perfección, destinados a sus manos, trasluciéndose sus pezones sobre la tela a causa de escalofrío que él le causaba – No…no…no puedo…Adrien – Trataba de imponerse a su deseo, pero no podía, realmente lo necesitaba y su arrogancia le ganó la partida. Parándose, volteando su cuerpo sobre el sofá para enfrentarlo, dejando sus manos ahora sobre su huesuda espalda – No puedo hacerte esto – Pero no lo resistió y sus labios buscaron los ajenos, fusionándose como si no hubiera un mañana.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Dom Sep 15, 2013 7:46 pm

Sonreír en medio de besos, besar en medio de sonrisas.

Como aquel jarrón que rompieron juntos la tercera noche en que estuvieron en esa casa, ese de un material oscuro que cayó al piso cuando corría persiguiéndola sólo por las ganas de jugar y ser un poco más niños, así se siente ahora, destrozado en pedazos tan pequeños que ni aunque tuviera la intención de recomponerse podría volver a ser lo de antes. La vida se le cae y ahora el corazón lo hace también con ese rechazo que supo llegaría pero aún así nunca esperó enfrentar tan directamente. Su boca se abre pero nada sale antes de que ella lo interrumpa y vuelva a enfrentarlo. Con rapidez recorre su espalda y la atrae hacia él momentos antes que lo calle con uno beso de esos que extrañó tanto. El sabor dulce de su boca es la mejor representación de Camille, de los cereales con miel, de las vírgenes suicidas que siguen en la pantalla luciendo largos vestidos que se contradicen con lo que realmente piensan. Y es en ese beso que también encuentra la respuesta a esa pregunta que no se atrevía a formular en voz alta. ¿Aún me amas? Lo hace o es una actriz muy buena capaz de interpretar en ese gesto lo que se prometieron hace años y lo que él sigue manteniendo como el mantra más importante. — No te vayas… — un nuevo susurro, un ruego oculto entre ese murmullo apenas perceptible, una pregunta sin respuesta como instante previo a un nuevo beso.

Porque no puede evitar acercar su boca y poseerla de ese modo, sentirla como antes, ahí donde pertenece aunque sea ilógico, contradictorio, irreal. Pero la necesita demasiado y está seguro que ella se siente del mismo modo o no le permitiría subir esa camiseta y dejarla al descubierto. ¿Existe otra mirada? Como un fanático observando a su ídolo o como los niños mirando los regalos en la mañana de navidad, la diferencia es que se inclina y recorre con sus labios aquel hueco marcado en su clavícula, el que antes fue la fuente de sus besos y también el lugar donde descansaba después de apoderarse de ella hasta que gritaba su nombre. — Hazlo, ambos lo queremos… hazlo y quédate, es sólo esta noche, no te pido más. — le miente, pero a medias, quiere que sea esta noche pero como el comienzo de muchas más noches en que sean ambos los que estén juntos quizás no como esposos otra vez, pero estar con ella es lo que necesita y quiere y es lo que pretende averiguar antes de dar otro paso hacia delante. Su rostro se torna serio, oscuro, tan sombrío como ese atardecer que amenazaba con lluvia cuando ella llegó a la casa. Sus manos se aferran a esa delgada cintura y disminuye la distancia de sus cuerpos, apenas puede sentir el peso, pero todo ella esté en él. — Quédate, mi amor… — el único nombre para el único amor.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Dom Sep 15, 2013 8:36 pm

El egoísta se centraba en sí mismo y sus propios deseos, y fue allí donde la ambigüedad le ganaba a su propia razón. Era egoísta por quererlo de una manera en la que él no podía tolerarlo, yéndola a buscar a veces ebria, llevando amigas a su casa que eran sus propias alumnas, pero a la vez demostraba una madurez inapropiada para alguien de su edad cuando la situación lo ameritaba. Y su deseo era que pese a todo el pudiera ser feliz, y una cosa era completamente incompatible con la otra y lo sabía, pero con su espíritu soñador, con aquella esperanza que acarreaba la juventud se negaba a divagar sobre esa idea, menos ahora que la tibieza familiar abrazaba sus labios, la carnosidad de su boca que había probado por vez primera en el estacionamiento de manera impropia abalanzándose grácil sobre él. Si, por Adrien se había maquillado y arreglado, por ese primer beso de su vida en el cual le mintió diciendo que no lo era pero con los años sospechó que por su temblor lo era y ahora, volvían a encontrarse como viejos amigos destinados a ser. Iba a responderle pero la acalló en otro beso que no pudo detener como si tuviera miedo de su respuesta, y ese era el problema principal. Camille no sabía que quería hacer, sabía que debería, pero se contraponía a lo que realmente quería cuando sus manos subieron por su nuca aferrándose a su marido.

Primero la exigencia de sus padres y ahora el amor de Adrien, de alguna manera todo terminaba asfixiando una libertad que no terminaba por saborear pero la diferencia era que él despertaba su pasión, socavando en su consciencia para dejar a la adolescente de 19 años llena de energía a su merced. No lo detuvo cuando liberó su piel, quedando cautivada por como la observaba. Nadie jamás la había visto con esa necesidad, con ese deseo implícito de amor que él tenía y la hacía sentir vivía y esa noche fue eso lo que le ganó a su bondad. Iba a ser egocéntrica ¿Segura? Él se lo pedía y ella lo necesitaba, sabía que lo amaba pero por 6 meses se había negado a demostrárselo pero toda presión tiene un límite y allí estaba él rogándole. Una sonrisa triste enmarcó su pequeño rostro angelical – Grosver…siempre me pides mas. Hombre insasciable – Y Cami quería dárselo, el problema era que no sabía como hacerlo, odiaba intentar salir con Geo y saber que el no dormiría, estaría esperando su llamada. El lazo de dependencia era demasiado fuerte al punto de sentir que las cadenas ajenas eran las que se insertaban en su piel a dondequiera que vaya. Lo amaba con locura y era eso lo que hacía que cada paso fuera más difícil que el otro y ahora sus besos recorriéndola, prendiendo fuego en cada surco que se posaban abrían heridas que no iban a sanar. “Mi amor”. Sus ojos grises se clavaron en él. Si lo era, el era e iba a ser su amor pero todo se estaba yendo al carajo, y si ese era el destino pecaría una y otra vez, esa noche en especial – Si me quedo hoy ¿Qué pasara mañana? – Sus manos sosteniéndola, la angustia de las vírgenes sofocadas en su casa era similar a la del corazón de Camille en ese momento, todo se reducía a ese momento, a ese lugar, a él. A la mierda con el mañana, él era su presente cuando sosteniéndose de sus hombros y gracias a su altura, logró pasar las piernas sobre el respaldo del sillón quedando frente a él, piel contra piel, sus ojos brillantes pero no iba a llorar – Te amo Adrien, no quiero romperte el corazón – Porque eso destruiría el propio. Se iba a quedar, aunque eso solo prolongara el martirio que luego vendría.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Lun Sep 16, 2013 1:17 am

Perdonar no es olvidar, sino recordar sin que nos duela.


Insaciable de ella, de sus besos, de su cuerpo, de su presencia misma en esa casa que se siente tan vacía cuando no está. La necesita como los adictos a las drogas más duras, porque esa comparación, aunque repetida, es la más precisa para lo que está sintiendo en ese instante. Ante su pregunta se encoge de hombros, no tiene más respuestas que esa porque lo que realmente quiere decir debe quedarse escondido a riesgo de arruinar todo. Ella lo sabe, tiene claro que con cada beso le pide que se quede y que por supuesto, no es sólo por esta noche. ¿Qué parte de para siempre es la que Camille no entiende? Le da libertad, la esperaría todos los días si fuera necesario, todo mientras vuelva a casa y vuelva a él, a sus brazos, a su cuerpo, a la cama que tienen que compartir juntos porque ambos la escogieron. Pero como una burla malvada ella abre la boca y pronuncia aquello a lo que más temía. Los ojos de Adrien se cierran tal como si le hubiesen clavado una puñalada directo en el estómago. Y aunque hace referencia a un organo que queda un poco más arriba, siente el dolor en todas partes de su cuerpo, porque ya está roto y es eso lo que lo hace sonreír ahora y ser capaz de enfrentarla. — Yo también te amo, Cami. — con punto final, sin sufijos ni agregaciones posteriores, sólo un amor simple pero a la vez directo y verdadero.

Su preocupación le duele en el alma y la nota en esos ojos brillantes que son capaces de atravesarlo con una mirada. Es esa visión la que le parte el corazón, sólo porque le recuerda que esto es más una despedida que el comienzo de una nueva noche. Y con cada encuentro el tiempo se hace un martirio más grande, una tortura a la que se ofrece voluntariamente. — Lo que pase mañana lo veremos mañana… ahora nos preocuparemos del hoy, de esta noche y de lo que quieras hacer conmigo… — suelta una risa un tanto amarga, sus manos bajan y sosteniendo el agarre firme en su trasero es que se levanta con ella que apenas pesa y camina hasta el dormitorio que compartieron juntos. Antes de depositarla en la cama le da un beso breve, de esos que solían compartir como un saludo al despertar. — Estás demasiado adolorida como para agregar pasar un rato en ese sillón… — un rato en el que quiere que se sienta tan amada como antes, llena de amor de acciones y de palabras, de esas sonrisas que vuelve a instalar en su rostro porque realmente las siente. Fue su culpa que todo terminara de ese modo y aunque ella lo niega sabe que es así. El amor por Camille lo ciega, lo vuelve un estúpido sin remedio que no es capaz de pensar con claridad, lo transforma y lo enloquece. Y pese a que esa sensación sea increíble trae consecuencias que no quiere enfrentar. — Te amo Cami y quiero que seas feliz. — palabras que ya ha escuchado y un movimiento lento que lo desnuda y lo expone a ella.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Camille Goossens el Sáb Sep 21, 2013 7:54 am

Los gritos de una madre desesperada por el suicidio de sus hijas asfixiadas por la atención en demasía que habían sufrido, el ahogo mental en que las habían sumido y su último grito, inaudible pero visible en aquellos cuerpos inertes, sin vida que rompían el panorama desolador. La vida de Camille había sido un martirio por sus padres y ahora era una nueva ola que arrebataba su ansiada libertad, y era el enfermizo amor de Adrien por ella. Si, lo adoraba pero necesitaba que la dejara ser y jamás podría hacerlo sabiendo de la dependencia que Grosver había desarrollado para con ella. No podía ni quería hacerlo sufrir y era allí donde residía el quid de la cuestión. Sus labios la apresaron cuando sus manos la elevaron para llevarla consigo como siempre hacía cuando se quedaba dormida, demasiado lánguida para poder estirarse en el pequeño sillón mientras lo escuchaba sonriendo por compromiso, con poca vida ante la verborragia de su marido que había tergiversado la idea. Una parte de Camille quería quedarse, pero otra menos nublada por su mal juicio sabía que no sería lo correcto – Lo que tú quieras hacer conmigo Grosver, no le cambies el sentido a las cosas – Las palabras eran tan reales que hasta le dolieron, pero eran ciertas. Ella quería amarlo a su manera, una insuficiente para la magnitud en que él lo hacía.

Cuando su cuerpo cae en la cama una risa infantil que no puede evitar, disfrutando del rebote de su cuerpo contra el colchón como si fuera un peluche más. Lo mira divertida, era simple hacerla sonreír y encontrar el juego hasta en las cosas más simples, elevándose sobre su cadera sosteniendo un peso insignificante con sus manos para quedar de frente a él – Lo sé Adrien, lo sé. Yo también – Lo sabía, lo vivía y lo sufría y a la vez sentía lo mismo. Su cuello se estira hasta encontrarse con los labios ajenos robándole en un suspiro el beso que siempre anhelaba, haciendo que la castidad de sus bocas se cortara cuando sus labios rosados se entreabrieron para recorrerlo con pericia y lentitud antes de volver a separarse – Pero deja de torturarte con eso, sé algo egoísta y piensa en que más te hace feliz. Y ni se te ocurra mi helado de chocolate, NI LO SUEÑES – El chirrido histérico que termino en una sonrisa que tenía tanta amenaza como la que podía ejercer Camille terminaron de enfatizar sus palabras. Podía ser seria pero los 19 años se hacían notar, incluso en ese momento fueron un respiro a la tensión del ambiente. Ambos se amaban pero pareciese ser que era incompatible, o demasiado compatible al punto de ahogarse en el otro. Sus manos se entrelazaron en el cuello de su marido obligándolo a caer sobre ella en la cama mientras una carcajada inundaba sus oídos.
avatar
Camille Goossens
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Adrien C. Grosvenor el Sáb Sep 28, 2013 12:49 am

“Even when she walks one would believe that she dances.”

Y en esa prisión quería vivir para siempre. En el encierro de sus brazos y en la trampa de sus labios que susurran y ríen. Si al conocerla se sintió perdido, ahora cree firmemente que ha sido encontrado para ser abandonado. Desde el comienzo Adrien se sintió como un niño adoptado al que sus padres biológicos jamás buscan y consiguen con eso que él crezca con la esperanza de que alguien lo ama  incondicionalmente pero tiene muchos motivos para no estar a su lado. Esa analogía es la que aplica a Camille, todo para no enfrentar una verdad que es cruda y dolorosa y que sólo es sinónimo de una estupidez exagerada que se exacerba cuando piensa en las nulas posibilidades de recuperar ese matrimonio fragmentado y herido. — Soy egoísta porque te quiero a ti sólo para mí, soy egoísta porque quiero ser el único motivo de tu felicidad… no me pidas más egoísmo porque sabes bien que de eso tengo de sobra… — el tono de su voz se endurece al final de sus palabras. Distancia su cuerpo del de su esposa lo justo para apoyar su peso en los antebrazos y no aplastarla, es un movimiento que ha realizado muchas veces pero que ahora se siente como un alejamiento distinto, como si fueran muchos pasos en retroceso. — Tenías tanta razón cuando me gritaste que soy un cursi sin remedio. — media sonrisa, una felicidad que no alcanza a llegar a sus ojos, su mirada se desvía y aprovecha para levantarse y sentarse a la orilla de la cama tomando entre sus manos los pies de la chica.

— Tienes heridas nuevas… — su ceño se frunce, aquel comentario al hacer tiene un doble sentido que ambos entienden, aún cuando quizás sea él quien está más dañado. En silencio deja la cama y se dirige a la única puerta de la habitación que está totalmente cerrada, en su interior el armario que compartían muestra que todo sigue en el orden en que ella lo dejó, limpio, pero con la misma disposición de las cosas. Entre ellas encuentra lo que busca y vuelve con el ungüento que usó tantas veces antes, — no te quejes, sigue oliendo igual de feo pero sé que no lo has usado y lo necesitas… — lo nota por las marcas de las horas de entrenamiento en su piel y también por ese cosquilleo que se asienta en la parte baja de su estómago y logra que esté serio, muy serio. Los movimientos son lentos, delicados, manos expertas que conocen bien lo que hacen. Tiene los pies en su regazo y sigue atento la mirada de la mujer que ama. Ahí, sobre su cama y recibiendo de sus cuidados, no puede darle otro nombre, porque deja de ser la niña caprichosa que no acepta de una vez que tienen que estar juntos, que se pertenecen el uno al otro y que no aceptarlo es sólo seguir aumentando los motivos para sufrir. — Vuelve conmigo, Cami… vuelve a tu casa, a tu hogar, a nuestra vida… vuelve a mí… — y cuando se detiene está resuelto a que su petición tenga una respuesta positiva. Se para sobre la cama y se quita ese jeans roto justo antes de inclinar y volver a besarla, más fuerte, mucho más él.
avatar
Adrien C. Grosvenor
Educación
Educación

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 03/09/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: If not you, who? || Camille.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.