Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


At the end of the day... stranger things happen // Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Mar Sep 10, 2013 7:25 pm

Siempre sucedía lo mismo, se estaba convirtiendo en una mala costumbre que debía considerar seriamente el comenzar a superar, pero es que cada día me iba más tarde de la Universidad, comenzó siendo al atardecer pero cada día era más y más tarde, pero tampoco es que me quedara haciendo algo realmente productivo, la mayoría de las veces solo me quedaba sentada por ahí o tomándole fotos a las hojas del otoño como caían al atardecer, mi momento favorito del día, cuando aquella perfecta luz le daba al ambiente un toque mágico y embriagador.

Esa era la razón por la que me encontraba un cuarto para las diez de la noche caminando por las oscuras y solitarias calles de Amberes sintiendo que me seguían, me miraban y a la vuelta de la esquina se encontraría un asesino serial dispuesto a matarme de la forma más sangrienta posible. Tenía que llegar a la estación de trenes, debía llegar como fuera al tren de las diez de la noche pues era la forma más rápida de llegar a casa, además después de eso no tenía tren hasta medianoche lo cual no sería para nada una buena idea, mucho menos considerando lo cobarde que era cuando se trataba de estar sola en la oscuridad pensando en mil situaciones paranormales de las cuales podría ser protagonista.

Pero bueno, solita me había buscado esta tortura, el aire frio de la noche chocaba contra mi rostro lo que hacía que me escondiera aún más en aquella abrigadora bufanda de lana que había hecho extra-larga para mi misma en mi tiempo libre. Escuchaba música lo suficientemente bajo como para poder estar alerta de lo que sucedía a mi alrededor, en mi mente pasaban las mil formas que mi padre me había enseñado para defenderme en caso de algún ataque aunque estaba segura que en el momento solo me pondría a llorar y me quedaría helada.

Un paso, otro paso… parecía no avanzar nada, maldito sistema nervioso que me tenía al borde del colapso, tome aire, un sonido repentino me hizo pegar un respingo justo al momento que pasaba junto a un callejón, trague saliva para luego de detenerme un momento a mirar y sentir nuevamente un sonido acelerar lo más que pude el paso tratando de no terminar de cara contra el piso, gracias al cielo al doblar a la esquina deberia finalmente ver la estación.


Última edición por Kaley S. Woods el Jue Sep 12, 2013 7:50 pm, editado 1 vez
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Miér Sep 11, 2013 10:15 pm

Se encontraba ahí, de pie, mirando el cadáver de aquel tío que le habían pagado por hacer desaparecer. El no mataba jamás lo hacía, solo se encargaba de que el trabajo estuviera bien hecho y pedir el pago por ello. El rostro del hombre se encontraba boca abajo por lo que inclinándose y con los guantes de cuero que solía usar para ocasiones como esa, dio vuelta el cadáver cerciorándose de que fuere efectivamente a quién le habían pagado por hacer desaparecer. No sonrió, no frunció los labios por el asco que aquello le producía y miró hacia atrás cuando las sirenas comenzaban a sonar a la lejanía. Solo puso los ojos en blanco y negó mientras con su mano derecha masajeaba su frente por lo poco profesionales que eran aquellos con los que trabajaba. Sin ruido, había ordenado, que sea un trabajo limpio, había concluido, pero nada de eso había sido llevado a cabo, nada.

Dejó el cuerpo tal y como quedó y se dispuso a salir del callejón justo en el momento en que unos pasos por la calle perpendicular a donde estaba él se escucharon, se detuvo pegado a la pared resguardado de las sombras y frunció el ceño cuando el minúsculo cuerpo de una chica se vio pasar como si nada pasara, como si no fueran las diez de la noche en un barrió peligroso. Negó pasando una mano por su rostro y salió de allí cuando dejó de oír los pasos. No miro atrás, nunca lo hacía, no había necesidad.

Se detuvo solo unos segundos para encender el cigarrillo y siguió su camino hasta la estación de trenes, debía volver a su bar y ganas de cambiar ciertamente no tenía ninguna. Pero cuando llegó al lugar, volvió a mover la cabeza en negación ante lo que veía. La chica, porque sí la había reconocido, se encontraba allí al parecer haciendo lo mismo que él, solo esperar, con la carencia de cualquier instinto de supervivencia que pudiera existir. No se acercó, mantuvo las distancias y le dio una jalada a su cigarrillo al tiempo que las bocinas del tren se escuchaban en la lejanía. Tres caladas y llegaría al filtro, mismas caladas que demoró en llegar el tren, detenerse y abrir sus puertas para esperar el tiempo necesario y nuevamente partir. Miró derecho hacia la puerta que se había impuesto frente a él y sin esperar nada más entró dirigiéndose directamente al final del único vagón y se sentó con la mirada baja y la capucha de su chaqueta cubriendo su cabeza.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Jue Sep 12, 2013 7:49 pm

Con cada paso que daba podía sentir un escalofrío recorrer toda mi espalda desde mi nuca hasta la punta de mis tobillos, era una sensación horrible, capaz de erizar hasta el último bello de mi cuerpo, sensación que nunca terminaría de odiar. Mis pies se movían como gelatina y es que el ruido del callejón que acababa de pasar seguía persiguiéndome como si alguien me estuviera mirando constantemente, apresure el paso lo máximo que pude, lo cual no era demasiado dado que si me aceleraba demasiado terminaría por caer de cara contra el piso lo cual, en este momento, no era absolutamente nada bueno.


Gire sobre mis talones para dar la vuelta en la esquina y encontrarme no muy  lejos de la estación en ese momento, sujete los tirantes de mi mochila con mis manos mientras tomaba aire de alivio para luego acercarme a paso rápido pero tembloroso a la entrada de la estación, camine procurando no caer para luego situarme al borde de las líneas del tren mientras miraba para ambos lados esperando que el tren no demorara en llegar, mire la pulsera en mi mano, había llegado justo a tiempo, el tren no tardaría en llegar gracias al cielo, estaba con una sonrisa de alivio cuando un nuevo escalofrío recorrió mi cuerpo, basto un segundo, que girara mi cabeza y me encontré con la mirada penetrante de un chico por un par de segundos para luego desviar mi mirada al frente avergonzada sin saber porque.

Me quede de pie casi inmóvil, parecía que mi cuerpo se había puesto rígido solo por aquella mirada del chico del cual no conocía pero sin duda los escalofríos pegaban con él. Gracias al cielo poco después el sonido del tren me saco de mi trance de estatua, suspire aliviada, quizás el no se subiría al tren. Pero en cuanto el tren paro enfrente de mi, de él, el no tardo en entrar, ilusa Kaley, entre al tren el cual estaba casi vacío, me senté en un asiento en la ventana contraría a la de aquel extraño chico, lleve mis manos a mis labios para soplarlas lentamente tratando que entraran en calor, un minuto y el tren retomo su curso, mi vista sin querer se volvió a dirigir a aquel chico, maldita curiosidad. Su aspecto era serio, sombrío, un verdadero misterio. En cuanto caí en la cuenta que llevaba mas de veinte segundos con mi mirada puesta en el sacudí la cabeza para luego sacar torpemente un libro de mi mochila sin poder evitar botar unas cuantas cosas, Por las barbas de merlín! Como es que nunca dejaba de ser tan torpe!. Recogí rápidamente mi copia de Sherlock Homes tratando de ordenar el resto de mis cosas, sin querer mi vista volvió a aquel chico esperando que no se diera cuenta de mi estupidez.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Vie Sep 13, 2013 11:31 pm

Estaba cansado y tren parecía ir tan lento como si la idea de contrariarlo fuera su meta aquella noche. Y no solo eso. Eran recién las diez de la noche y la vida nocturna a esa hora, aún no comenzaba. Su cuello se movió de un lado a otro intentado así quitar una tensión que sabía, con nada se iría, que era permanente como una enfermedad crónica que sabes siempre estará y que ni con lo más poderosos fármacos estos se irán. Un movimiento más de su cuello y la notoria sensación de una mirada sobre él. Las reconocía en el acto, su trabajo le había ayudado a captar cada una de las miradas y más aún cuando estas se desarrollaban. Por eso solo bastó sumar uno más uno y llegar a la cuenta sobre quién era la causante de aquello. En la estación no había habido nadie más y cuando había entrado al vagón en primer lugar lo había hecho para percatarse de lo mismo, que a esa hora no estaría nadie allí. Giro su vista ocultado sus ojos en la sombra que la misma capucha le daba y observó como ante el nerviosismo de su reacción la chica cometía un error tras otro, observar lo prohibido y delatar su alteración.

Solo la observó unos segundos más cuando ya cansado de un espectáculo por el cual no había pagado, recostó su espalda aún más intentando así hacerse el dormido y que la chica dejara de demostrar debilidades que alguien como él siempre podría utilizar a su favor. No era ego, pero siempre había sabido lo que provocaba, había aprendido a utilizar sus armas y aquello que llamaban belleza masculina para obtener lo que deseaba, para usar a las mujeres y en un engaño fácil lograr que hicieran lo que él les pedía, llegando siempre al resultado final, un triunfo para él y un despacho de ellas para no volver a verlas nunca más.

Se olvidó de la chica hasta que un nuevo pitido del tren le indicaba que ya habían llegado. Se puso de pie antes de que el tren se detuviera y a penas esto lo hizo, puso en un pie fuera y salió de allí rumbo a su bar. Cuatro cuadras y estaría en su terreno, uno donde él mandaba y era amo y señor. Pero sus planes cambiaron cuando cuatro sombras que veían por la calle aquella a la que estaba a punto de llegar lo alertaron, aún no lograba verlos y estaba seguro que ellos a él tampoco, por lo que adelantando unos pasos se ocultó tras un gran contenedor esperando. No era cobarde, pero tampoco tonto y si hacía sumas de nuevo, se resultado daba negativo. Unos segundos más y seguiría su camino. Error, por segunda vez los pasos de la chica lo alertaron- Chica idiota –susurró cuando notó perfectamente que se dirigía hacia los hombros y arriesgando saliendo que no ganaría nada, la tomó de un brazo justo cuando pasaba por frente a él y tapando su boca la ocultó en su refugio- No te conviene gritar, si lo haces te dejo aquí yo escapo y esos hacen lo que quieran contigo ¿Estamos? –no dijo más y apelando a un escaso sentido común de la chica, esperó.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Sáb Sep 14, 2013 11:16 am

Y asi seguía sentada en el suelo del vagón del tren recogiendo mis cosas de manera rápida pero torpe, cosas que juntas sin duda no eran de gran ayuda de ninguna forma posible. Gracias al cielo parecía que aquel extraño y misterioso chico se había quedado dormido por lo que no podía ver mis actos de idiotez, lo cual sin duda era algo buenísimo porque ya me había avergonzado lo suficiente por un día. Guarde todas las cosas en mi mochila incluyendo mi libro y me senté roja como tomate en mi asiento desviando mi mirada hacía la ventana.

Así pasaron los minutos, lento, muy lento hasta que finalmente gracias al cielo el tren me aviso que ya era hora de bajarme y si todo salía como quería en poco tiempo estaría de vuelta en casa lo cual era un alivio. Me puse de pie, colgué la mochila en mi espalda y me dispuse a salir, aunque para mi sorpresa, sorpresa bastante extraña, el mismo chico de antes estaba bajando por la puerta, vaya que coincidencia, el pobre chico pensaría que era una acosadora niña que lo seguía a todos lados, gracias al cielo el no podía leer la mente!!!.

Camine manteniendo una distancia prudente entre ambos, esperando que por favor el no se diera cuenta de mi  presencia, acomode la bufanda en mi cuello cosa que me protegiera del frio invernal mientras caminaba despacio mirando mis es, estúpida manía que tenia desde pequeña, sacando cálculos en quince minutos debería estar llegando a casa, veinte si mantenía este mismo ritmo. Por mi cabeza pasaba un rico chocolate caliente, unas galletas y quizás un postre, mi estomago comenzó a sonar, el hambre había despertado en mi interior. Estaba tan perdida en mis pensamientos que lo siguiente que sucedió me dejo literalmente aturdida y helada.

Sentí como alguien tomaba mi brazo, tapaba mi boca y comenzaba a susurrar cerca de mi oído lo suficientemente alto para que yo escuchara claramente sus palabras. Un escalofrío recorrió mi cuerpo y por un momento no fui capaz de gritar, ni moverme, ni hacer absolutamente nada. Parpadeé rápidamente tratando de zafarme pero justo en ese momento pasaron unos hombres frente a mi, inconscientemente apegue  mi espalda contra su pecho con fuerza asintiendo a que no haría absolutamente nada pues no quería morir en el intento. Entonces un pequeño ápice de cordura llego a mi, escalofrío y aquella voz iban exactamente con el chico del tren que se había bajado en el mismo lugar que yo, ¿Era posible que él fuera quien me tenía casi como rehén tratando de salvar mi vida?
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Sáb Sep 14, 2013 3:21 pm

El tiempo se había congelado. Lo hacía cada vez que su cuerpo se hallaba en tensión y la espera de sucesos que no estaban bajo su control lo hacía estar más alerta que nunca por lo que podría pasar de no estar concentrado. Los pasos se acercaban y el movimiento de la chica entre sus brazos no cesaba. Era estúpida y por su erro pagarían los dos. Cerró los ojos para intentar concentrarse cuando los sonidos ya más nítidos se volvieron los únicos que escuchó a la vez que el cuerpo de la fémina dejaba de retorcerse delante del de él. Su presión no cedió. Sus brazos no aflojaron el agarre y su mirada ahora fija en las sombras de la calle fueron los únicos movimientos que se permitieron en ese momento. Se acercaron, no se detuvieron, pasaron y se alejaron finalmente lo que para él fueron eternos segundos que no tendría por qué haber pasado si a esta mujer no se le hubiera ocurrido seguir el mismo camino que él y él dándoselas de un héroe que jamás sería, porque simplemente no le daba la gana serlo. Debió dejarla ahí y así el darse el tiempo de escapar y ahora estaría en su bar, en su terreno sin peligros de los cuales ahora, cuando los hombres se habían ido, aún tenía.

- Ahora te soltaré, si gritas me encargaré que sea lo último que hagas en esta vida ¿De acuerdo? –no tenía tino y menos ahora, por lo que sin esperar alguna respuesta la soltó de golpe y se puso de pie saliendo de aquel improvisado escondite. Limpió su ropa de lo que fuera que tenía y suspiró caminando hacia la calle con cautela en caso de que aún quedara gente por el lugar. Izquierda, derecha, nada. Giró su cuerpo sobre sus talones y mirando a la chica por última vez sonrió divertido- No sé qué pasa por tu cabezas realmente, no es que me importe, pero si estás por algo en este mundo, al menos encárgate de no tentar al destino haciendo estupideces como esta, no siempre habrá alguien que te salve el pellejo, me debes la vida y me encargaré de cobrártelo algún día, yo que tú estaría atenta a mi llegada –alzó una ceja sabiendo que quizás por la oscuridad del lugar en ese momento no lo vería, pero ya aquel gesto se había arraigado en él y ya como una manía que no podía dejar, la liberó en ese instante.

Las manos en sus bolsillos se removieron como señal clara de que ya debía irse, por lo que mirando nuevamente su ruta de escapa dio un paso más dispuesto a irse, solo uno, porque se detuvo al instante y la observó- Lárgate luego de aquí, no es mi terreno, menos el tuyo, no hay nada que puedas hacer una vez que quedes sola –y sin decir más, sabiendo que había sido ya suficiente salió de allí sin volver a mirar atrás.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Sáb Sep 14, 2013 3:50 pm

Era increíble como un solo momento en tu vida podía darle un vuelco de 360° a todo lo que alguna vez habías creído, sentido o pensado. Eso era exactamente lo que me estaba sucediendo a mi en este instante. Mi cuerpo estaba rígido, pegado con fuerza al de aquel extraño que me mantenía sujeta contra él, podía sentir el latir de su corazón y su respiración muy cerca de mí.  La brisa otoñal chocaba contra mi rostro y por primera vez era consiente de cualquier pequeño sonido a mi alrededor. Podía escuchar el sonido de unos pasos acercándose muy claramente, podía sentir el latir acelerado de mi corazón y ese estúpido escalofrío que había estado siguiéndome toda la noche. Cerré mis ojos con fuerza al ver unas sombras acercase, no quería ver lo que sucedería si nos encontraban porque estaba segura que no era nada bueno, me estremecí solo ante aquel pensamiento, no era hora de volvernos pesimistas. Cuando las sombras pasaron, mi cuerpo se relajó solo un poco.

Escuche de nuevo su voz, tan áspera que estaba segura que intimidaría a cualquier persona, asentí lentamente para luego notar como de golpe me soltaba y se separaba de mi cuerpo, en ese momento pude girar y vaya que tenía razón. Aquel chico misterioso y que había despertado hasta el más mínimo de mi curiosidad estaba frente a mii limpiándose la ropa – De acuerdo – dije de forma retrasada para luego ver como se alejaba. La confusión comenzó a invadirme justo en ese momento. Escuche cada una de sus palabras pero realmente no fui capaz de digerirlas en lo absoluto, parpadeé un poco aturdida mientras notaba como cada parte del cuerpo del chico me indicaban que ya se iba del lugar.

Oh no, oh no, oh no!! Mi subconsciente comenzó entrar en pánico en el mismo instante que el salió del callejón, ¿Qué me largara? Como pretendía que me fuera con todo el miedo que estaba viviendo en ese mismo instante? Estaba loco!, sacudí mi cabeza un par de veces, acomodé mi mochila en mi espalda y partí en su búsqueda sin pensarlo, salí del callejón a paso acelerado, derecha, izquierda, lo vi… bingo!. Mis pies se comenzaron a mover solos en su dirección, el no parecía dispuesto a volver pero yo no estaba dispuesta a quedarme sola en una situación asi, además sentía la necesidad de saber su nombre.

Oye! Oye! – dije casi sin voz mientras corría, por lo mismo dudaba que me hubiera escuchado,  mi estado físico era pésimo pero no importaba, su paso era firme y yo debía alcanzarlo. Tres, dos, uno… salto!. Mis pies se despegaron del suelo para aterrizar en su espalda o al menos algo parecido, lo importante es que había llegado a mi objetivo – No me puedes dejar sola! Además no puedes irte sin decirme tu nombre es injusto! ¿Además que pasa si vuelven?– dije sin darme cuenta que aún seguía colgada de él.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Dom Sep 15, 2013 10:51 pm

Cada noche el mundo se encargaba de demostrarle cuan absurda era la vida. Cuan inútil era seguir viviendo en un mundo que nada te aportaba, pero del cual, por no ser un cobarde no podías dejar de lado solo por demostrarle que eras capaz de sobrellevar cada una de las jodidas pruebas que esta creía podía hacerte pasar, solo para saber cuan fuerte eras y como salías paso a paso. Y ese día no había sido la excepción, el encuentro con la chica había sido claramente algo diferente a lo que veía todos los días y en cierto modo le había gustado el cambio, pero solo eso, ya nada más, no quería más, menos con personas como ella que no cabían en su mundo, en el de él menos que nadie.

Ni siquiera se detuvo a poner atención en lo que había dicho la chica cuando había salido finalmente de aquel callejón y emprendido el paso nuevamente hacia su bar. Estaba atrasado y mucho. No tenía que rendirle cuentas a nadie, pero él debía estar en todos y cada uno los movimientos que allí se efectuaban, no confiaba en nadie y por aquella misma razón menos cuando se trataba de sus negocios, de los cuales dependía su vida. Volvió a colocarse la capucha que cubría su cabello y también parte de su rostro cuando notó que aquello duró poco, pues el tirón de la parte trasera de su pollerón quitó su protección y lo dejó además con un peso encima que no pertenecía anda más que a la estúpida chica cuando reconoció su voz y las estupideces que pronunciaba. Se detuvo en seco cuando las palabras fueron mucho más fuertes que un muro de concreto frente a él. Movió una de sus manos tomando un brazo de la chica y quitándola de encima de él la plantó en frente.

- ¿Eres estúpida o simplemente careces de sentido común? –para él ambas cosas eran más que obvias, pero al parecer para ella no, por eso mismo se había visto en la necesidad de preguntarlo, de tenerlo en claro de ser capaz de lograr entender las cosas que ella intentaba hacer- No hay nombre, la vida no es justa y debiste pensar en eso antes de meterte en este lugar a estas horas –le dijo con los labios entrecerrados mientras acercaba su rostro aún más a la chica haciendo presión en el brazo de ella- Quizás si solo pensaras un poquito y sumaras la hora más el lugar el resultado final sería este mismo escenario, solo tuviste la suerte de que yo estaba aquí, no creas que esto volverá a repetirse –más presión y la obviedad de que ahora le dolería, pero que era algo que no era nada en comparación lo que cuatro hombres podrían haberle hecho- Ahora sigue tu camino y lárgate –su voz no sonó a amenaza, no hacía aquello con personas como ella, era imposible- Vete, ahora –observó sus ojos y se silenció. Porque se dio cuenta en ese instante que era la primera vez que estaba tan cerca de alguien que estaba tan lejana a su mundo.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Lun Sep 16, 2013 6:11 pm

Definitivamente, jamás hubiera pensado que la noche terminaría de esta manera por más que lo hubiera intentado, simplemente esto era algo que las posibilidades de ocurrir era una en un millón, es decir, mínima. La noche cada vez se hacía más profunda sobre nosotros, sobre mi, no sabía si hablar de un “nosotros” en este momento, ni en ningún otro, era acertado pues era obvio el chico me estaba literalmente dejando sola, pero estaba segura que no era capaz de quedarme aquí en este momento y sobrevivir, al menos no sin él.

Al parecer los escalofríos eran algo que venían de la mano con aquel misterioso chico, pues desde que le había visto la primera vez había sentido un escalofrío en mi espalda recorrerme de pies a cabeza, pero al parecer el que se fuera no quitaba esa sensación extraña que se quedaba en el aire cada vez que él estaba cerca, era extraño pero a la vez reconfortante y después de lo ocurrido me sentía segura si el andaba cerca. Lo vi alejarse a paso lento, le vi dejarme sola  y sabía que aún no estaba lista para ello, por lo que solo bastaron un par de segundos para darme cuenta que dejarlo ir en estas circunstancias era claramente un error, por lo que mis pies se movieron lo más rápido que pudieron y entre un salto o un gran tropezón quede sobre él tratando de impedir que me dejara.

No esperaba lo siguiente, bueno en el fondo si, se notaba que el temperamento del chico no era muy bueno pero no importaba cuanto me costara lo intentaría con todas mis fuerzas que no me dejara sola aquí. De un ágil movimiento me dejo frente a él y comenzó a hablarme no de la mejor forma, trague saliva mientras le miraba con mis ojos abiertos – Un poco de ambas – dije de forma temblorosa mientras bajaba levemente la mirada para luego mirarle a los ojos con un poco de miedo, pues sin duda su mirada me intimidaba. Lo siguiente que salió de su boca fui incapaz de responderlo por dos razones, la primera porque cada vez lo tenía más cerca y aquello me cohibía en extremo y segundo porque la presión de su mano sobre mi brazo comenzaba a doler. Mi rostro se transformo en una mueca de dolor pero aún asi trataba de mantener mi vista en sus ojos, adolorida, suave  y sumisa mirada. Cuando me dijo “vete” mis pies ya comenzaban a sentirse como gelatina pero no era capaz de moverme en lo absoluto, simplemente estaba congelada frente a él, me quede mirando sus ojos.

Para lo siguiente cabe decir que tuve que juntar absolutamente todo mi coraje, mis fuerzas y mi valentía – No – salió de mi boca como un susurro inaudible – No – volvió a salir de otra manera más segura y firme, aunque claro con mi rostro no era demasiado lo que se podía hacer pues nunca podría parecer del todo “ruda” Estoy segura que sin ti a la vuelta de la esquina me van a matar o algo así que te pido, te suplico, que solo por hoy me acompañes un par de cuadras más allá donde me sienta segura sola, después de eso te deberé mi vida te lo juro, pero por favor ayúdame – Dije mirando sus ojos muy  cerca, sin alejarme siquiera un poco, estábamos tan cerca que era capaz de sentir su respiración chocar contra mi rostro pero aún así no me aleje.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Miér Sep 18, 2013 8:06 pm

¿Qué estaba haciendo? Sería todo tan simple si no perdiera tanto tiempo en explicarle cosas a una chica que estaba seguro ya a esas alturas, cerebro no tenía nada y él ahí a esas horas sería un blanco fijo para todos aquellos que lo querían muerto por lo que era capaz de hacer, por lo que con el tiempo había logrado hacer. Pero en cambio, allí estaba, intentando explicarles obviedades a una chica tonta que lo único que hacía era retrasar su escape a un refugio seguro. Quiso reír cuando la primera respuesta de la chica lo dejó sin una opción para reclamarle, porque había asumido lo que él le había dicho, lo que en su cabeza dejaba claro que la chica no tenía consciencia alguna de lo que podía pasarle. Pero fue lo siguiente, esos monosílabos solitarios que seguidos de una perorata que a él no le importaba, lo que lo dejó más que confundido y con la idea de que no había existido nadie aún que lo exasperara tanto como ella- No soy el lacayo de nadie –soltó el brazo de la chica con más de la fuerza que era necesaria y lo dejó caer junto a cuerpo de ella.

- No tengo por qué cuidarte y menos tener que soportar su chillona voz cuando lo único que quiero es descansar –alzó una de sus cejas como e termino de aquella conversación y dando la vuelta volvió a tener en mente el dejarla sola. Había dejado a un montón de mujeres solas que se las arreglaran en las calles, montón que luego de encargaban de jamás estar solas, de siempre tener a alguien que les pagaría por una compañía mutua que siempre terminaba en un encuentro sexual contra una de las frías paredes de aquellos callejones, ella bien podría hacer lo mismo. Pero sus ojos se cerraron cuando se dio cuenta que era una estupidez lo que estaba pensando, ella no era una puta y así como él lo sabía, lo sabría el resto de hombres que como aquellos cuatro podría ver lo que de aquella chica podrían arrebatar. Una doncella perdida en un territorio que no les correspondía podría otorgar doloroso placer a los que, junto a una mente enferma podrían disfrutar. Suspiró cuando se detuvo y sin voltear su cuerpo, volvió a dirigirse a ella- Voy a mi bar.

La voz sonó cansada y derrotada, porque se había rendido, porque el pensar en lo que podría pasarle le hizo percatarse de que no podía involucrar a una nueva víctima a su mundo, que no podría hacerse cargo por más tiempo de chicas que se veían obligadas a ir por él cuando los hombres las hacían adictas a las una y mil cosas que él vendía, porque no quería a una más a quien soportar- Ahí llamas un taxi y te largas, pero no te acompañaré a ninguna parte, no estoy a cargo de ti ni de nadie, si no vas allí, ves tú como te las arreglas –sus pies volvieron a ponerse en marcha sin esperar a ver si ella lo seguía, si meditaba el plan, si lo aceptaba o se largaba. Él ya había hecho todo lo que estaba en sus manos, todo lo que alguien con escasa consciencia podía hacer, por alguien que solo se había equivocado de rumbo como alguna vez lo había hecho él, solo que estaba vez, él le estaba otorgando un salvavidas, uno que  a él nadie le dio, que siempre esperó y que quizás, aún espera.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Miér Sep 18, 2013 9:49 pm

Mi madre me había enseñado que en la vida nada sucedía por coincidencia, que las cosas solo estaban destinadas a ser y estaba segura que esta era una de ellas, que aquel chico no estaba en mi camino solo por causalidad sino que porque debía estar ahí. Mi mirada permanecía en aquel chico, tratando de entender un poco que pasaba por su mente, pero claro, aquello era prácticamente imposible por donde fuera que lo mirara Claro que no lo eres… - dije tratando de que en mi voz no se reflejara el dolor que sentía por como apretaba su brazo para luego que lo dejara caer contra mi cuerpo acariciarlo suavemente para tratar de apaciguar el dolor que sentía en este.

Puedo hablar así – dije bajando el tono de mi voz ridículamente mucho para que no sonara tan chillona pues sabía que mi voz se tendía a agudizar seguido cuando hablaba demasiado rápido. Claro él no tenía que cuidarme pero quería que en este momento lo hiciera, le mire darse vuelta y estaba segura que se iría pero de misma forma estaba segura que yo iría tras él.  Era claro que obtendría un rotundo rechazo de parte de aquel chico pero ¿Qué mas daba? Al menos podría estar segura que estaría viva a su lado, su cara no era la amabilidad en persona pero al menos me había salvado la vida y aquello se lo agradecería por siempre y estaba segura que en el futuro encontraría la forma de pagar aquello. Estaba decidida a seguirle cuando su voz volvió a llegar como música a mis oídos, aquello no era una invitación pero yo la tomaría como eso.

No parecía demasiado feliz de tener que lidiar conmigo mas tiempo, sabía que podía ser un poco molesta pero agradecía aún más el esfuerzo que hacía por mi que claramente no podía decirlo puesto que no quería enojarle, corrí hasta quedar a su altura para luego escuchar sus instrucciones – Gracias señor escalofríos  - muy bien Kaley ponerle apodos a un chico con tan buen temperamento en este momento es una excelente idea, pensé para mi misma – Gracias – termine concluyendo antes de meter la pata nuevamente. Trate de seguir su ritmo aunque más bien parecía que corría a su lado o al menos trotaba, mi mirada no podía evitar desviarse hacía el y luego al frente, una vez tras otra. Quería preguntar tantas cosas, decir tantas cosas pero me mordía la lengua para no decir nada que hiciera que me abandonara ahí mismo pero definitivamente - ¿Dónde queda tú bar? – pregunte finalmente de manera tímida mirándole esperando encontrarme con su mirada, a ver si lograba que me dijera algo que me hiciera “conocer” más a mi aparente héroe.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Jue Sep 19, 2013 10:47 pm

Silencio, tan solo pedía unos segundos de silencio y que a medida que sus pasos sonaban secos en aquellos callejones oscuros, sabía no obtendría. Ahora que su dolor de cabeza lo seguía muy de cerca se hacía la idea que por probablemente los hombres la hubieran dejado abandonada a solo unos segundos de comenzar con la masacre si solo ella hubiera abierto la boca. Lo que para ella no eran más que intentos de bromar y romper el hielo, para él no eran más que métodos absurdos utilizados ya tantas veces antes que ahora solo se le antojaban como pequeñas agujas que se clavaban en su cien y que solo causaban dolor. Llevó una mano hasta su frente y la masajeó al mismo ritmo de sus pasos, ignorando las palaras de ella e intentando creer que si cerraba los ojos con fuerza ella desaparecería.

Pero cuando sus párpados volvieron a abrirse y de reojo notó que ella seguí allí, se dio cuenta que su pesadilla aún no terminaba. La ignoró nuevamente con su pregunta, pues esta se respondía sola cuando el sonido de la música se oía claro desde el interior de un local que se hizo visible cuando en la siguiente calle doblaron hacia la derecha y as luces de neón iluminaban la entrada. Suspiró relajado recién dándose cuenta en ese momento lo tenso que había estado de estar lejos de su territorio, de sus dominios. Se acercó hasta la puerta y bastó el guardia lo mirara para quitar la cinta que filtraba a quienes podían o no entrar y colocando los ojos en blanco cuando miró a  la chica que venía detrás de él- Viene conmigo –dijo tomando la mano de ella y adentrándose por fin al local- Si te sueltas y te pierdes dejas de estar enlazada a mí, no te pido el taxi y me olvido de que existes del mismo modo en que haré cuando te largues –se había dado vuelta para enfrentarla antes de que el tumulto les impidiera comunicación alguna.

No esperó respuesta ni señas, solo toó con más fuerza la mano de ella y la arrastró por la masa de gente que ebria, drogada o cargada de sexo acumulado, bailaban en una pista que no cabía ser alguno. Metros más y la liberación cuando atravesaron por detrás de la barra hasta la puerta de su oficina. Su hogar. Caminó hasta su escritorio después de soltarla y hasta sonrió débilmente cuando se sentó en el gran sillón que ocupaba gran parte del espacio- Llama a quien sea que venga por ti –con sus labios le señaló el teléfono y cerró los ojos. Esa noche sin duda sería una que recordaría, aún cuando su lado cuerdo le pedía una y otra vez que la olvidara, sobre todo aquel extraño encuentro.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Vie Sep 20, 2013 9:19 am

Sabía que no importara por donde mirara las cosas que estaban sucediendo, eran obvias, como el hecho que el chico que caminaba a mi lado y yo éramos personas totalmente diferentes, que probablemente lo que él más anhelaba en este momento es que yo desapareciera y lo dejara tranquilo, gracias al cielo para eso no faltaba demasiado para que aquello ocurriera. No podía evitar que a medida que avanzaba mi vista se desviara hacia él y por más que intentaba que él conversara conmigo  todo se resumía a nada pues era obvio que no iba a responder absolutamente nada de lo que yo preguntara, pues era más que notorio el hecho que me ignorara.

Al final estaba casi resignada a callarme, mis ojos se posaron en mis pies y su andar para evitar tener que mirarle otra vez sin querer, trague saliva cuando de pronto un sonido llego a mis oídos haciéndome sentir estúpida, era claro que habíamos llegado a nuestro destino. Le seguí mientras mi vista se alzaba hacia unas luces de neón iluminando la entrada a su bar, puse mi cabello detrás de mi oreja mientras le seguía levemente más atrás de él. Me quede cerca pero no demasiado mientras caminaba, mire al guardia que me miraba con cara fea, aquello me hizo encogerme y sentirme realmente minúscula, era obvio que una chica como yo no concurría a lugares como ese.

Cuando tomo mi mano el escalofrío que venía con cada una de sus acciones me choco otra vez de golpe sin poder evitar que mi rostro demostrara la vergüenza, pero sin importar nada el comenzó a jalar de mi como una niña pequeña, mire su rostro firme mientras me daba las instrucciones y solo asentí sin poder hacer nada más. Sujeto más fuerte mi mano y yo solo me deje ser guiada, miraba cada aspecto del lugar, nunca había ido a un bar, no porque no me hubieran inventado sino porque nunca me habían llamado la atención, mis atención se centraba en la decoración, en las personas, en cada detalle, mi mirada curiosa estaba maravillada con todo lo que estaba conociendo en aquel momento, pero claro que no duro demasiado, pues después de unos metros me encontraba a solas con él en su oficina la cual no pude evitar mirar detalladamente también. Le busque con la mirada en el momento que comenzó a hablar mientras me acercaba torpemente a su escritorio – Esta bien – dije mientras suspiraba para luego mirar como cerraba sus ojos, al parecer ahora estaba más relajado. Tomé el teléfono sin poder evitar que se callera una vez, estúpida yo. Marque el número de casa y no fue demasiado lo que espere mis padres obviamente estaban preocupados – Alo? Papi? Si si soy yo, lo siento la batería de mi celular murió y no pude llamarte… si si … estoy bien… no no tranquilo… un chico me ayudo y me trajo a su local para poder llamarte… si estoy bien te lo prometo… ehm…. Espera – mordí mi labio para poder mirar al chico frente a mi – Disculpa… donde estamos? – pregunte avergonzada pues con todo lo que habíamos pasado estaba desorientada y si quería que me recogieran necesitaba la dirección o algo así, me sentía tan tan tonta en ese momento, pero no sabia si preferia explicarme a mi o decirle él directamente para hacer todo más rapido.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Vie Sep 20, 2013 9:28 pm

Por increíble que pareciera el ruido amortiguado por las paredes de su oficina y era lo que necesitaba en ese momento. La costumbre de un lugar al que pertenecía y que nada tenía que ver con los oscuros lugares que no sabía de memoria como su bar. Pasó las manos por su cabeza y negó frustrado cuando escuchó el sonido de su teléfono dar un golpe que no había sido contra el mismo aparato sino más bien contra la superficie de la mesa. No es que le fuera a molestar que dejara alguna magulladura o algo por el estilo, después de todo ese escritorio conocía de más golpes tanto o más que los mismos guardias que traían a los que incumplían las reglas de él. Suspiró de nuevo y cerró con más fuerza los ojos cuando la voz de ella sonaba aún más meloza cuando se trataba de hablar con alguien que conocía y que más aún, supuestamente quería al ser su padre. Odiaba a los padres, los detestaba de una forma que rayaba en lo psicótico y que para él no eran más que una raza que debía ser eliminada.

Detuvo los masajes en su cabeza cuando ella se dirigió a él, cuando se percató que ella no tenía ni la más mínima idea sobre donde estaba y que sería tan simple hacerla desaparecer o hacer una trata de blancas después de la infinidad de veces que se lo habían pedido. Abrió los ojos y la miró detenidamente. De pies a cabeza, pasando por su trasero y pechos agradeciendo que estaba de costado. Carecía de ambas cosas, pero sabía que había varios hombres que pagaban mucho más si el cuerpo de la chica aparentaba el de una dulce niña, ella tenía el rostro y si la trabajaba bien, podría sacarle lo suficiente. Suspiró. Era solo cosa de cortar la línea y punto final, sería de él. No dejó de observarla y se detuvo nuevamente en su cuerpo, en sus caderas y la pregunta sobre cuánto podría sacarle si descubría que la chica jamás había sido tocada y rifar la virginidad de ella sería una de las ganancias más satisfactorias, después de todo se lo debía, por el rato que lo había hecho pasar.

Pero no, porque aunque nadie lo creyera, tenía sus límites, porque aunque sus subordinados lo habían catalogado como un ser sin criterio ni corazón, él sabía muy bien que no era así, porque ahora lo demostraría- Bar La Cueva, seis calles al norte de la estación de trenes –dijo sin dejar de mirarla y sonriendo ante la idea de lo que había pasado por su cabeza segundos antes. Mordió su labio y se hizo la idea. Jamás había estado con una chica en su primera vez, las alejaba, no las quería, el deseo de un sexo incómodo y lleno de momentos en que lo más probable es que ella estuviera deteniéndolo a cada instante no era para nada lo que le gustaba en una sesión de sexo, algo que para él no era más que el descargo de energía y frustración, de una utilización mutua en la que ambos obtenían placer a cambio de tranquilidad y liberación. Por lo demás estaba seguro que ella no tendría ni la más mínima idea sobre qué hacer para estimularlo. Pérdida de tiempo, eso era lo que sería- Cinco minutos le doy, después de eso, te mandaré fuera del bar.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Sáb Sep 21, 2013 6:49 pm

Aun no lograba entender como era que un chico extraño, desconocido pudiera provocar que me pusiera nerviosa sin hacer absolutamente nada, me parecía una estupidez de mi parte estar tan pendiente de cada una de sus acciones y tratar de no meter la pata para que no se enojara conmigo, por eso en el momento que el teléfono callo contra la mesa no pude evitar mirarle esperando que su ira se descargara contra mi, pero gracias al cielo no paso absolutamente nada. ¿Para que negar cosas tan obvias? Mi torpeza había aumentado solo por estar a solas con un chico que no conocía, en un lugar al que nunca hubiera llegado de no ser por un accidente porque claramente esto no era lo mio de ninguna forma posible. Me puse de lado solo para no mirarle directamente mientras hablaba con mi padre, esperando hacerla lo más breve posible pero él parecía dispuesto a que le explicara con lujo y detalle todo lo sucedido.

Me puse a jugar con la correa del teléfono mientras trataba de sonar tranquila, poco perturbada y centrarme solo en eso y no en la persona que estaba sentada a mi lado, mire de reojo y me di cuenta como su vista estaba posada en mi por lo que no pude evitar ponerme roja como un tomate por lo que volví a desviar mi mirada pero esta vez podía sentir sus ojos sobre mi analizándome, aunque quizás solo era parte de una paranoia que había adquirido el día de hoy. Fuera como fuera la situación estaba nerviosa y observada, no podía dar otro paso en falso para quedar en ridículo, no esta vez.

Entonces tuve que recurrir otra vez a él, gire mi cuerpo lentamente quitando el cabello que había caído sobre mi hombro para poder mirarle de frente a los ojos mientras tragaba saliva tratando de aclarar mi voz para preguntarle donde estábamos, al escuchar su respuesta y ver aquella mirada penetrante, como mordía su labio y lo demás sentí como de pronto todo mi rostro y cada parte de mi cuerpo ardía solo de la vergüenza. – Bar la Cueva, seis calles al norte de la estación de trenes – repetí tratando de ser lo más clara posible con mi padre para que no pidiera más explicaciones – Esta bien… gracias papi… si yo te espero aquí – dije para luego colgar el teléfono y quedarme un minuto en silencio para luego posar mi vista en él en cuanto escuche su voz nuevamente – Son diez… pero esta bien esperare afuera – dije mientras mordía mi labio mientras miraba alrededor para luego en un acto de valentía o demencia me incline sobre el escritorio para mirarle lo mas “segura” que pude, solo tenía cinco minutos. Ttome un lápiz a mi alcance para luego escribir mi numero de teléfonos y “kaley” sobre este – Se que no te agrado pero claramente salvaste mi vida y siento que debo compensarte por aquello asi que si en algún momento necesitas algo… pues puedes llamarme, no se tu nombre y de verdad verdad quisiera saberlo – dije casi suplicante mientras me inclinaba levemente sobre el escritorio para mirar sus ojos.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Sáb Sep 21, 2013 7:24 pm

La melocidad con la que hablaba con su padre le asqueaba. La forma en que los diminutivos hacían que palabras que podrían otorgar autoridad se convertían en palabras infantiles que solo hacían que su dolor de cabeza se acentuara y las cosas no mejorar en absolutamente nada. Por eso agradeció a quién fuera que gobernaba el Universo cuando ella finalmente cortó la llamada y se quedó en silencio. Uno que atesoró, que agradeció, que no duró. La miró fijo y sin pestañear, como lo hacía con cada una de las personas que se acercaban a él pidiendo, exigiendo, rogando lo que fuera. Con una valentía que querían demostrar y que no existía, que jamás tendrían.

No es que no le agradara, sino que más bien no era nada para ella, solo aquel mosquito que se atravesó en su parabrisas y que ahora solo debe limpiar para después olvidarlo, como haría con ella, como deseaba hacer con ella. Alzó solo una de sus cejas cuando la vio tomar sus cosas y dejar en ellos un nombre que no le interesaba y menos un número que jamás marcaría. Chica estúpida con consciencia que no le llevaría a nada. Él solo sonrió y la miró fijo y divertido- Quizás tengas razón –dijo al fin. Ahora su rostro había dejado la burlo y solo la mirada con una atención que pedía más de lo que decía- Tendrías que pagarme por lo que he hecho por ti, después de todo salvar tu vida no es algo que se vea tan a la ligera –se puse de pie y apoyó sus manos del mismo modo en que lo hacía ella, e inclinándose en una nueva imitación. Cerca, tanto que el encierro de su oficina le hacían oler el perfume infantil contrariando el que usaban las putas que se vendían en su local.

Se relamió los labios cuando observó los de ella, solo para molestarla, intimidarla, asustarla- Tal vez deba ahorraros un segundo encuentro y cobrar mi recompensa enseguida –le dice irguiendo su espalda y rodeando el escritorio lentamente hasta quedar frente a ella, cerrando su paso, cortando un escape hacia la única salida de la cual ella era consciente. Gritos, pedidas de ayuda, nada de escucharía y aunque así fuera, su gente sabía que no podía entrar nadie hasta que él así lo ordenara- Quizás debería simplemente hacer lo que aquellos hombres hubieran pretendido con alguien como tú, solo que de una forma más…. Placentera –esta vez su voz se transformó en un susurro mientras recorría el cuerpo de ella una vez más mientras reducía el espacio entre los dos- Creo que en diez minutos podría hacerte llegar más de una vez y obtener lo que quiero –sus manos se alzaron hasta apoyarse en el escritorio a ambos lados de la chica, esta vez completamente inmovilizada y en plena libertad de hacer lo que se le viniera en gana.

Se lo merecía. Por no actuar con inteligencia, por no pensar, por no evitar lo que él una y otra vez intentó que no pasara con las chicas que compartían orfanato con él. Porque eran tontas, porque se creía con el derecho de enseñarles y si para eso tenía que hacerle daño a ella, le importaba una mierda. Quería y podría hacerlo.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Sáb Sep 21, 2013 8:01 pm

Por alguna extraña razón sentía que estaba jugando con fuego, que me estaba metiendo en lugares donde simplemente no debía meterme porque el tema “Entender a los hombres” no era para nada lo mío y el que estaba en frente me daba la sensación de ser más complicado de lo normal, pero en el fondo si me había ayudado no debía ser una mala persona, ¿Verdad?.

Entonces mi valentía se transformó en estupidez, quien podría simplemente decir que aquello sucedería? Nadie, pero aquí estaba yo, tratando de cambiar el mundo por asi decirlo, tratando de captar su atención y que me dejara compensarlo por todo lo que había hecho por mi anteriormente. Esperaba un no rotundo a cada una de mis peticiones, pero cuando me sonrío y se me quedo mirando fijamente mi mundo se paralizo, ¿Razón yo?, esto sin duda no estaba bien, yo por lo general nunca tenía la razón, pero ahora me estaba convirtiendo en Kaley la valiente asi que más valía actuar como tal.

Exacto… me gustaría poder compensarte por todo  - dije parpadeando más rápido de lo normal al ver como imitaba mi pose acercándose a donde me encontraba yo, tan cerca que podía sentir su respiración chocar contra mi rostro, podía sentir su perfume, podía sentir que nuestros espacios personales se mezclaban e incluso era capaz de percibir el calor que emanaba su cuerpo chocando contra el mío. Pero lo que sucedió a continuación simplemente me dejo sin aliento, vi como relamía sus labios y simplemente no fui capaz de responder a aquello de ninguna forma posible.

Me quede helada mientras miraba como giraba alrededor del escritorio hasta llegar frente a mi, me giro en tanto le seguía por lo que ahora solo atiné a apoyar mi espalda baja en el borde del escritorio apoyándome con mis manos en este tratando de mantenerme de esta forma de pie y no derrumbarme ahí mismo en ese mismo instante. Me cerro cualquier espacio por el cual podría escaparme o tratar de salir aunque lo quisiera, mis mejillas se volvieron rojo intenso, por lo que estaba segura que de poder estallarían, sus palabras me provocaban un escalofrío que se recorría por todo mi cuerpo, desde la cabeza hasta los pies sin excepción, pero yo simplemente no era capaz de moverme, su susurro era embriagador, me envolvía por completo y mis ojos se medio cerraron, estaba hechizada – Diez… diez minutos? Pensé que eran cinco… pero… - hasta ahí llego mi ataque de rudeza, trague saliva al sentir sus manos a cada lado de mi cuerpo.

Se que no me salvaste… para ser tu… quien me quitara mi inocencia… tu no eres malo – dije como si tratara de convencerme más a mi mismo que a él, no me haría nada, sabía que no, no me había salvado para esto, me estaba ayudando, no?, eso debía ser algo bueno, pero el hecho de tenerlo tan cerca, tan cerca que con solo estirar mi mano podía tocarlo hacía que mi corazón latiera a mil por hora, nunca había estado tan cerca de un chico y sin duda se sentía… inexplicable.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Dom Sep 22, 2013 12:59 pm

En ese instante lo único que pasaba por la cabeza de él, era el pensamiento de que en frente, en su oficina no había más que una chica idiota que se dejaba engañar por cualquiera, que se encandilaba con una sonrisa bien hecha y utilizando las palabras y movimientos precisos era capaz de creerse lo que le dijeran. Sería tan simple, recrear una escena perfecta para ella, usar palabras que antes había dicho ya, solo para obtener lo que quería y así hacerla entender que la vida no era un trato de gente buena y mala, que no, que había mucho más que eso, que estaba lo peor y lo terrible y en ese cuarto estaba, su pesadilla. Si tan solo conociera un poco más el submundo sabría lo que él hacía, sus trabajos para ganarse la vida y cuantas de las mismas se habían destruido por su causa, por lo que él les conseguía o lo hacía para otros para destruir la de terceros. Jamás le importaba, después de todo no los conocía y mientras no le afectara a su trabajo, tampoco lo haría en un futuro cercano y en ese instante él mismo se vio con el derecho de demostrarle como eran realmente las cosas.

- Pues ahora pueden ser diez –dijo mientras alzaba una de sus manos y delineaba el contorno de su rostro y bajaba por su cuello. Lento porque así se le antojaba, descarado porque quería que ella supiera a lo que iba. Su tacto pasó por sobre su clavícula y luego hizo presión cuando pasó por el costado de uno de sus infantiles pechos teniendo su mano en su cintura y tomándola con fuerza. Tiempo en las que las palabras de ella llevaban a sus oídos y se detenía de golpe- Mierda –el susurro salió con más rabia de la que hubiera deseado, con más frustración de que la que pretendía que fuera y con algo de satisfacción cuando sus pensamientos previos habían dado en el clavo. La chica aún no había sido tocada y eso sin duda era algo que en este tiempo se relucía como algo increíble y anecdótico- La virginidad dejó de ser una moda y hay hombres que se alejan de ese problema.

Se inclinó ligeramente sobre el cuerpo de la chica y cuando ya estuvo lo suficientemente cerca se acercó a su oído- Cuéntame como uno de ellos –depositó un beso en su cuello y se alejó volviendo sobre sus pasos y acomodándose nuevamente en el sillón detrás del escritorio. Era una niña, aunque en su fecha de nacimiento pudiera aparentar la mayoría de edad su cabeza tenía todo lo que un infante poseía, una confianza en las personas equivocadas y el erróneo pensamiento de que la gente no les haría nada malo- ¿Qué te hace pensar que quizás no te salvé, sino solo por el hecho de que soy un ser egoísta y no querría compartir el botín con alguien más? ¿Qué podría haber sido yo quien te hiciera todo lo que el noventa por ciento de los hombres tienen en mente cuando ven a una chica como tú? ¿Qué en el callejón no tendría el privilegio de estar en mi terreno como estoy ahora y podría abusar de ti hasta quedar cansado para luego decirle a uno de mis hombres que te deje en algún contenedor de basura? –sus manos se habían unido sobre el escritorio y la miraba alzando una de sus cejas.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Dom Sep 22, 2013 6:15 pm

Siempre había creído en el destino, que las cosas estaban simplemente destinadas a suceder y que absolutamente nada era al azar y hasta ahora creo que no me había equivocado en lo absoluto, por lo mismo estaba segura que aquel chico no había sido puesto en mi camino solo porque si, sino que algo había dentro de todo su misterio que despertaba mi curiosidad y me hacía no salir corriendo con los brazos arriba en este mismo instante o quizás era solo mi estupidez y encantamiento por él y su notorio atractivo, pero estaba segura que aquello no era, porque por más lindo que alguien fuera me importaban otras cosas y hasta ahora él había hecho mucho por mi. No era una chica de mundo, de hecho sabia casi nada sobre muchas cosas pero si de algo podía estar segura era que por alguna razón nos habíamos encontrado.

Trate de mantenerme seria y responder a cada uno de sus comentarios de la mejor forma posible, sobre todo de la manera más cuerda, pero aquello no se estaba volviendo del todo fácil, no cuando él alzaba su mano para delinear mi rostro, para rozar mi cuello con sus manos provocándome un escalofrío con ello, para provocar que cada parte de mi cuerpo se estremeciera ante su caricia. No, no estaba enamorada de él, ni encantada, ni babeando, pero si debía admitir que él despertaba una curiosidad enorme en mi y que nadie nunca antes me había tocado de aquella forma tan intima y… ¿Cómo decirlo? ¿Provocativa? ¿Seductora? No estaba segura como definirle, solo podía decirlo que era algo único. Su tacto quemaba o quizás era solo yo que no sabía como afrontar aquella situación, sentir como sus manos se acercaban a mis pechos y me acercaba con fuerza hacía él. Cerré mis ojos inconscientemente con mi respiración agitada hasta que escuche aquella palabra que escapo de sus labios. Abrí mis ojos tratando de recobrar la cordura para mirarle a los ojos mientras escuchaba su comentario.

Mis labios se separaron pero no fueron capaces de pronunciar palabra alguna, mis manos inconscientemente se apoyaron con más fuerza en la mesa, enterrando mis uñas tratando de asi mantener el equilibrio en cuanto se acerco a mi oído, al sentir su beso mi cuerpo se estremeció, bote todo el aire de golpe mientras le miraba alejarse, parpadee un par de veces seguidas para luego girar sobre mis talones mirando como ahora estaba detrás del escritorio, le mire fijamente, segura de mi misma o al menos eso pretendía, ahora como él me viera era un asunto totalmente diferente, escuche sus palabras, mordí mi labio desviando mi mirada para luego volver a posarla sobre él  - Simple – dije mientras giraba lentamente alrededor de su escritorio para que viera que no le tenía miedo, pues no lo hacia – Me trajiste a salvo aquí, me dejaste llamar a mi padre quien sabe exactamente con quien estoy aunque sin nombre y donde estoy, no has tratado nada conmigo – llegue a su lado – No me vas a hacer daño – valor ven a mi, me acerque a su oído Lo sé… - dije cerrando mis ojos para luego alejarme un poco de él. Okey, eso había sido más de lo que yo misma podía soportar, me sorprendía que el valor ahora decidiera apoderarse de mi, los minuto pasaban y aún no conseguía saber su nombre, pero al parecer aquello era una batalla perdida.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Miér Sep 25, 2013 9:54 pm

Ella no tenía idea. Su cabeza estaba tan lejana a la realidad de las cosas que cuando él había dicho aquellas palabras, aún cuando habían sido solo realidad no era capaz de entender que en su gran mayoría, serían cosas que él haría si le daba la gana, lo haría sin sentir remordimiento alguno y lo haría si de aquello sacaba alguna especie de satisfacción por lo realizado. Y se lo demostraría, porque estaba cansado, de ella y de esa estúpida inocencia que ya no existía y que nadie respetaría, porque el mundo había cambiado, como también las personas, como todo el mundo, porque no se podía confiar en nadie y a él le daba lo mismo lo que creyera del resto, pero no de él, no quería que pensara que él era bueno, porque si había algo de él que fuera así, solo era aquel recuerdo del niño que alguna vez fue y que estaba seguro, jamás lo sería de nuevo.

- Simple –dijo repitiendo las mismas palabras que ella, solo que él no necesitaba demostrar una seguridad que no sentía, porque él si la tenía- No sabes mi nombre, mis hombres me conocen, cubrirán cada una de las cosas que les diga, tengo secretos de todo el mundo, policías, ministros, jueces y nadie pensaría que alguien como tu habría llegado por voluntad a mi bar, suma de nuevo ¿Quién gana? –se puse de pie y dando dos zancadas y se acercó a ella- Es tiempo de demostrarte que las cosas no son el arcoíris que crees que son –la tomó de un solo movimientos por las piernas y la cargó sobre su hombro derecho. Estaba cansado de la gente como ella y le demostraría que lo más seguro después de lo que pasaría, sería una de las últimas personas en creer que aún habría personas buenas. Giró sobre sus talones hasta una puerta que estaba a la derecha y que se ocultaba entre la decoración del lugar. Una vez dentro cerró de golpe y dejó caer el cuerpo de la chica sobre su cama, la misma cama que él ocupaba cada noche.

Alzó una ceja mientras con ayuda de sus mismos pies se quitaba los zapatos- Dejarás de creer en las personas –le dijo sonriendo mientras se quitaba ahora la camiseta pasándola por sobre su cabeza- Dejarás de creer en las buenas intenciones –arrojó su polera a un rincón de la habitación como hacía cada noche y bajó sus manos para desabotonar su pantalón y dejarlo así mientras sus dos manos de quedaban en sus caderas- Dejarás de ser una niña con un tipo del cual ni siquiera sabes su nombre –no lo quería, no o deseaba, el cuerpo de la chica le atraía menos que cada una de las putas bien formadas que trabajaban en su bar. Pero quería que sufriera, que pasara por la mínima parte de lo que había sufrido él en cada uno de los hogares por los que había pasado antes de que aquella familia lo adoptara. Quería tantas cosas y le haría pagar a ella por abrir la boca en los momentos menos adecuados, con personas que no conocía y que después de esto, aún así no lo haría jamás. Puso sus manos a cada uno de los lados de las piernas de la chica y comenzó a reptar por el cuerpo de ella. Un susto que quizás podría hacerlo olvidar todo aquello de su cabeza quería sacar, necesitaba sacar y para eso, la usaría a ella.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Jue Sep 26, 2013 8:04 am

Era en momentos como este en que yo me preguntaba porque es que siempre me metía donde no me llamaban y trataba de ser una persona ruda y valiente que no era y que nunca sería. Quizás era porque él me daba una impresión de persona que podría cuidar de mi como lo había echo esta noche, pero también sabía que podía estarme equivocando, si al final del día no lo conocía en lo absoluto. Quizás era solo mi intuición de que algo en él me decía que en el fondo era más de lo que yo podía ver, que en fondo si había más.

Cuando le escuche repetir lo que yo había dicho en un comienzo  solo que de una forma total diferente mi vista se posó en él para luego escuchar atenta sus palabras que poco a poco hacían cambiar la expresión y color de mi rostro, más aún cuando se comenzó a acercar rápidamente hacía mi, porque palidecí entera sin poder evitarlo – ¡¡¿Qué?!!-dije exaltada mientras mi cuerpo era alzado en el aire para quedar sobre su hombro, esto era imposible, él no podía estar más que jugándome una broma ¿Verdad?. Comencé a mover mis pies en busca de zafarme de su agarré pero no lo estaba consiguiendo en lo absoluto Bájame, por favor bájame!! – pedía desesperadamente mientras daba golpes en su espalda, no faltaba demasiado para que me viniera a buscar mi padre y si no me encontraba no sería nada bueno.

Cuando finalmente me bajo no era lo que yo esperaba y la verdad es que en ese instante prefería aún estar en su hombro, estaba en su cama, en aquel instante hasta el recuerdo de mi padre había desaparecido de mi mente, con la puerta cerrada, el ruido del bar, era casi imposible que alguien pudiera ayudarme, más considerando que él era el jefe del lugar. Podía sentir algo cayendo al piso, mientras palabras maliciosas salían de su boca, él parecía totalmente satisfecho mientras yo me veía cada vez más aterrada, luego quedo desnudo de la cintura para arriba, trague saliva pesadamente pues tenía un nudo en la garganta, en mi estómago y en cada lugar de mi cuerpo, estaba congelada, más al sentir como desabotonaba su pantalón, a esa altura mis ojos ya estaban totalmente brillantes y llorosos, lagrimas que explotaron rodando por mis mejillas en el momento que su últimas palabras salieron de sus labios – No… no… por favor… te lo suplico… - dije mientras apretaba mis manos en unos puños estremeciéndome, tratando de zafarme de aquel agarre sin éxito alguno, tratando de golpearle con mis piernas o cualquier cosa que me ayudara a liberarme – Por favor!!!! – grite presa del pánico y del llanto cuando sentía lo que hacía sobre mi cuerpo, no quería que esto terminara así, pero sabía que gran parte había sido mi culpa por meterme donde no me llamaban  - T… tu… tu no eres como los chicos del callejón… por favor… déjame ir….!!! Deben estar esperándome!!!! – dije ya sin voz cerrando mis ojos con fuerza, sintiendo sus manos sobre mi cuerpo, esperando que terminara pronto.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Lorenzo S. Cavalli el Vie Oct 11, 2013 9:43 pm

Cuando vio las lágrimas de la chica asomar por sus ojos sonrió, pero solo por la mera costumbre de saber que tenía que disfrutar con el sufrimiento de los demás, pero no porque realmente lo sentía. Sí, la chica era una tonta que se había metido donde nadie la había llamado, a un lugar donde alguien como ella jamás debió llegar y con un tipo que de bueno no tenía absolutamente nada, porque nada había sido bueno con él, más allá de un par de años que no le enseñaron nada. Quería desquitarse con ella por ser estúpida y por tener una vida que estaba seguro, él habría deseado tener y que había rogado durante todos sus años en aquellos orfanatos cuando niño. Quería que sintiera toda la mierda que tenía acumulada, que ella se fuera con un poco y así, él se viera ligeramente liberado aunque sea en la más mínima parte. Pero no pudo, porque aunque ella no tenía razón en sus palabras, ya que no era bueno, no quería perder el tiempo ni el ánimo de hacer oídos sordos a los quejidos de ella.

Pegó su cuerpo más al e ella para que sus labios quedaran junto a su oído- Eres demasiado estúpida y con un instinto de supervivencia tan nulo que de sentir algo lo único que podrías lograr en mi sería pena hacia lo patética que eres –guardó silencio solo unos instantes y luego rió nuevamente- Ni la desesperación ni el deseo de joder tu vida me harían siquiera reaccionar lo suficiente para poder hacértelo, eres como una ducha fría –volvió a reír esta vez soltando una carcajada mientras se colocaba de pie y se alejaba de ella para abrir una d las puertas que estaban a uno de los lados de la habitación, al lado contrario por donde habían entrado- Lárgate –dijo lo suficientemente fuerte sin gritar, mientras daba el agua de la ducha y terminaba de desvestirse sin siquiera cerrar la puerta de la ducha- Tu padre ya debe estar afuera.

Estaba cansado, de ella y de todo lo que le quedaba por soportar ese día y esa semana. Los días recién comenzaban. Para él las noches siempre eran con algo que tendría que arreglar y aún los lunes cuando deberían ser más calmados en su local, las necesidades de otros debían ser satisfechas por lo que él pudiera conseguirle. Se había buscado ese trabajo sabiendo lo que estaba arriesgando, pero el precio lo valía, tener lo que quería merecía la pena, no depender de alguien más era lo que deseaba, joder al resto era lo que ansiaba y lo estaba logrando- Y oye –su cabeza se asomó por la puerta y la observó fijo- No quiero volver a verte nunca más por aquí, te tendré fichada y mis guardias ya te conocen, si te ven cerca me encargaré de que no lo vuelvas a hacer, no me tientes, ya sabes de lo que soy capaz y a la próxima no buscaré a alguien que no se detiene frente a las niñas –la observó de pies a cabeza y observándola por última vez terminó de desvestirse y entró en la ducha.
avatar
Lorenzo S. Cavalli
Criminales
Criminales

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 10/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Kaley S. Woods el Sáb Oct 12, 2013 8:38 pm

Me sentía ahogada, como si algo estuviera en medio de mi garganta impidiéndome respirar a cada instante, como si nada de esto fuera real, sino una mera pesadilla de la cual iba a despertar en cualquier momento, algo tan subrealista que me costaba con todas mis fuerzas el entender como había sucedido todo esto. Las lagrimas brotaban de mis ojos de manera tan natural, tan simple, tan rápido que era imposible contener todo aquello. Era como si en algún momento me quedaría seca de tantas lagrimas, pero al menos por ahora esto no había sucedido.

Entre más se acercaba a mi, mas cansado de luchar se sentía mi cuerpo, las fuerzas comenzaban a abandonar mi cuerpo por lo que solo pude cerrar con fuerza mis ojos mientras sus palabras alimentaban la angustia que invadía mi corazón. Patética, poco deseable, miserable, tan poco valía para él que siquiera era capaz de desearme un poco como para besarme, si bien nunca había sido popular nunca pensé que ante los ojos de los chicos fuera asi, aquello dolía. Cuando se alejo de mi cuerpo sentí una brisa helada recorrerme por completo, abrí mis ojos para luego ver todo de manera borrosa, me sente en la cama mientras veía como desaparecia por el umbral de otra puerta de la habitación.

Me puse de pie mientras escuchaba sus palabras sin siquiera limitarme a voltear mi cabeza a mirarle, me puse de pie tontamente pues mi cuerpo se sentía como gelatina, sin poder evitar botar unas cosas de uno de los muebles mas cercanos tratando de contener el equilibrio, estaba mareada, aún seguía llorando y a penas podía conmigo misma – como… si ... – fueron las únicas palabras que salieron de mi boca, pero antes de que pudiera decir algo más simplemente sali corriendo de aquel lugar, pasando por su oficina, tropezando con la gente, con los guardias, siendo el punto de atención de toda la gente, cuando finalmente llegue al aire fresco del exterior cerre mis ojos, tratando de calmarme, en ese instante sentí un bocinazo… Mi padre, corri a su auto sin que nada pudiera detenerme y entre – Estoy bien – dije tratando de tranquilizar su expresión al verme llegar – Solo vamos a casa – dije sonriendo a penas para luego mirar por la ventana, será una larga noche.


Fin.
avatar
Kaley S. Woods
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 09/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: At the end of the day... stranger things happen // Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.