Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


Así empezó todo. || Privado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Así empezó todo. || Privado

Mensaje por Ginevra Andriacchi el Jue Sep 05, 2013 8:02 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Aun observaba aquellas frases en su celular.

La noche anterior, Ginevra se había sorprendido de recibir un tweet de alguien que para ella era especial. Extraño porque poco es lo que utilizaba esa herramienta y apenas lo había abierto hace poco. Había decidido encontrarse con él muy aparte con todo lo que tuviera que ver con los juzgados y todo eso. La emoción la invadió, y se puso como loca para poder verse de forma presentable con él. Había salido de compras con Nanna, y luego se había topado con Graham para platicar y poder recibir algunos consejos de su amigo. No sólo eso, para su mala suerte se había caído en su presentación y mantenía la pierna con una protección que apenas dejaba que se moviera. Como si la mala suerte estuviera con ella. Dante, como se llamaba el oficial, se había enfadado con ella por algunos comentarios en aquella red social y ya no deseaba verla. ¿Por qué se había molestado? Eso la tenía nerviosa, ¿tan malo sería salir con la joven?

Mientras miraba como se iba Graham dejándola en la entrada del circo sin poder caminar, sintió un terror que le recorría el cuerpo, quiso incluso llorar, aquel lugar había sido donde le habían tomado para el secuestro, encima la noche comenzaba a caer. Estaba tan angustiada. Al poco tiempo el teléfono volvió a sonar, y él chico parecía más relajado, no querer dejarla ahí. Se frotó los ojos con cuidado para borrar las evidencias de un posible llanto, y observó a su alrededor buscando al chico, varios carros pasaron con lentitud frente a ella y de un brinco sin importar el dolor se puso de pie.

- Dante, no te tardes por favor - Susurró tragando saliva, si el chico no llegaba en cinco minutos se metería al circo y no saldría de ahí. Encima la temperatura bajaba, ¿qué demonios estaba pasando? ¿Por qué tan mala suerte para ella? Nunca se había comportando de mala manera, ¿por qué la estaban castigando? Siguió saltando, no resistiría más tiempo en ese lugar.
avatar
Ginevra Andriacchi
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Así empezó todo. || Privado

Mensaje por Ginevra Andriacchi el Sáb Sep 07, 2013 1:11 am

- Oye, no solo como lechuga, también como carne, y pizza, aunque en trozos más pequeños, y después haciendo doble rutina de ejercicio, pasa que hago saltos, y en ocasiones algunas personas me cargan, y debo tener el peso adecuado para que ellos hagan los movimientos que necesitan y al mismo tiempo esperar a que caiga - Se encogió de hombros, le estaba hablando como si se trata de cualquier cosa, muchos sabían lo difícil que era aquella profesión, pero otros la subestimaban, le daba igual, mientras ella disfrutara lo que hacía los comentarios ajenos siempre salían sobrando - Aunque sería bueno hacerte comer lechuga - Le dijo de forma mordaz, aunque más bien juguetona, como queriendo molestarlo un poco, pero para ella era evidente que el muchacho no necesitaba estar en una dieta rigurosa, pues tenía un buen físico, uno que llamaba la atención en demasía, era normal pues se trataba de un policía.

- No, yo puedo sol… - Pero no terminó la palabra, cuando estaba de nuevo en sus brazos una sensación cálida y llena de nervios le hizo temblar un poco, pero buscó tranquilizarse. Ginevra no estaba acostumbrada a ese acercamientos, si su abuela la viera seguramente le miraría ceñuda, aunque sin hacer comentario alguno para no incomodar al oficial, no es que no la dejara tener amigos hombres, pero en ocasiones la mujer cuidaba demasiado a su nieta, pues era su único familiar vivo. Gin sabía que sus padres habían muerto en un accidente, no sabía toda la verdad, pues la abuela de la chica la llevo a vivir lejos después de eso, segura de que nadie las encontrara, hasta la fecha aquello había sido exitoso, los padres de la chica en su momento estuvieron metidos en actividades peligrosas y por eso su vida se había ido por la coladera.

- Bueno si, me has traído sana y salva, aunque aun recuerdo que me estabas… ¿Cómo se dice? Ah si, dejando plantada - Le hizo una mueca, se separó de él y sus manos con torpeza se movieron por su chaqueta, y luego por sus shorts para buscar las llaves, después recordó que las había dejado en un cierre de su mochila, se inclinó con torpeza, pues se tambaleaba un poco, y las sacó, metió la más pequeña en una de las cerraduras que casi ni se veían, y luego dio dos saltos hacía adentro encontrando a un lado una caja, apretó algunos botones para retirar la alarma de seguridad. Se asomó de nuevo - Bueno… gracias, supongo que nos veremos pronto, en la audiencia y eso - Se acercó de nuevo dando dos saltos para enfrente, y lo abrazó con fuerza, pues no había otro gesto que supiera hacer mejor de ese mostrando la gratitud.

Ginevra Andriacchi
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Así empezó todo. || Privado

Mensaje por Dante S. Kozlov el Dom Sep 08, 2013 9:30 pm

Sonrió ligeramente ante las palabras de al chica y se alzó de hombros, nuevamente perdiendo así la cuenta de las veces en que lo había hecho. Era increíble. Había estado tanto tiempo haciéndola las cosas de un modo que jamás le había importado que los gestos y acciones que se repetían en su vida como parte de la nunca jamás le había llamado la atención hasta este momento, hasta ahora cuando tenía cierto rechazo el que repetirlas demasiado fuera a molestarle. La miró lentamente, con descaro, porque lo quería, porque necesitaba que ella se diera cuenta ya sin volver a repetir las palabras antes dichas, lo que le estaba pasando, lo que aquella jodida escena que ambos habían compartido y que había desencadenado todo aquello, los había reunido solo para que se dieran cuenta de lo evidente. Alzó su manos para rascar su frente con calma y sonrió mientras se inclinaba hacia ella pasaba aqulla misma meno por su cuello y dejaba sus labios muy cerca de su oído.

- Te pediría pasar, pero teniendo en cuenta lo que te he dicho hoy lo más probable es que no me conformaría con un té para dormir tranquilo –relamió sus labios sabiendo que ella no podría verlo, pero si esperando, quizás que lo oyera- Te besaría ahora, pero estoy seguro que tampoco me conformaría con eso y siendo un personal que protege la ley y quizás un poco la moral, puede que no se vea bien hacer lo que tengo en mente en público –su voz había pasado a ser un susurro mientras sus labios rozaban su cuello y más aún cuando hablaba. El dedo pulgar que tomaba su rostro se movía ligeramente acariciándola, calmándola, esperando que todo lo que estaba diciendo y no podía controlar no la espantara, no la alejara de él, no ahora que se había atrevido después de tanto tiempo o quizás con alguien que por fin, le había despertado el deseo de hacerlo.

Se fue alejando lentamente hasta que se detuvo en la comisura de sus labios donde dejó un casto beso, alejándose nuevamente lo suficiente para mirarla a los ojos- Quiero besarte y voy a hacerlo, la próxima vez que nos veamos, por lo que queda en ti aceptar o no mi nueva invitación –dejó de tocarla, retrocedió un paso y la miró con una sonrisa de calma que creía haber olvidado- Te llamaré, espero que respondas –suspiró retrocediendo otro paso- Y entra pronto, no quiero ser el causante de que tu abuela no te permita verme más, no me conviene. -Le guiñó observándola por última vez y se giró a su coche, entró, puso la primera marcha y se fue de allí esperando, que como había pedido, ella le diera el pase para el próximo encuentro.
avatar
Dante S. Kozlov
Policía
Policía

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 02/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Así empezó todo. || Privado

Mensaje por Ginevra Andriacchi el Lun Sep 09, 2013 9:33 pm

Ginevra se quedó un buen rato disfrutando de ese inocente, pero muy intimo abrazo que le había dado. Cerró los ojos gozando de la cercanía ajena, le gustaba ¿Para que negarlo? Le había gustado desde aquel día en que él la había rescatado. Se mordió el labio inferior, era una forma que ella tenía de tranquilizar sus nervios, pues ese dolorcito le hacía concentrarse en la posible herida, y dejar de pensar en aquello que le perturbaba la tranquilidad. Sus manos subieron y bajaron por la espalda ajena, de esa forma estrechó por última vez, y se soltó, mostrando una sonrisa tímida, pero claro, también amplia y sincera, ya incluso se había acostumbrado a tener sus mejillas sonrosadas por culpa de él, de hecho no le molestaba mostrarse tan tímida frente a él. El joven la había salvado, le había devuelto la esperanza, y las ganas de vivir, ¿Por qué sentir miedo de alguien que le traía de vuelta a un mundo mejor y seguro? Negó de manera visual para el chico, pero sólo era para ella por los malos pensamientos que inevitablemente siempre la invadían. Su vida había cambiado desde el secuestro, para bien, y para mal.

- Yo… - Susurró apenas, pues se vio interrumpida por las palabras masculinas. En su pecho sintió como una presión iba en aumento, se expandió por su figura, incluso se albergó un momento en su garganta impidiendo que pudiera articular palabra. ¿Cómo era posible que él se fijara en ella? Si, seguramente estaba ciego, o estaba muy chiflado. ¡Pirado! Claro que lo estaba. Un joven tan atractivo, de hermosos ojos, con una profesión tan noble, con buena charla; él debía de buscarse una chica más extrovertida, animada, no tímida, pues ¿qué le podía ofrecer? Sólo presentaciones de circo, aunque pensándolo bien, una llama en su interior ardió. Algo que ahí estaba pero que ella no sabía, las ganas de poder tener a alguien a su lado, de hacerle sonreír tanto como ahora ella sonreía por él, porque si no fuera por el chico, entonces no habría manera de poder mostrar su felicidad; no, aquello no era una confusión, no se trataba de gratitud por que la había salvado, ella sabía diferenciar los sentimientos, ella era un manojo de sentimientos. ¡Le gustaba! Si, y por eso temblaba al sentirlo tan cerca, tan descarado, tan decidido.

- Responderé si me llamas - Se mordió de nuevo el labio inferior después de haber tomado varias bocanas de aire para calmarse, y ni se diga de haber carraspeado para hablar de forma entendible. - Sino lo haces, no podré saber… - Pero no se atrevió a decir lo siguiente "si deseas besarme". Lo cierto es que se sentía emocionada, porque deseaba ser besada por esos labios pálidos. También sentía un poco de decepción, pues dentro de ella había alguna esperanza de que quizás podría haberla besado, pero era mejor esperar, ver que tan en serio iban las cosas, que tan bien podrían encajar. "Tú no sabes besar, seguramente lo decepcionas". Una vocecita molesta apareció en su cabeza, esa que seguramente era llamada consciencia. Era cierto, jamás había besado a alguien, algunas veces en el circo habían intentando robarle uno que otro beso, pero ella escapaba ¿Y si lo decepcionaba? Se guío la vuelta, cerró la puerta, puso la clave de la alarma, no llevó sus cosas dentro, más bien las dejó ahí, se fue saltando a su cuarto, y no se cambió, de hacerlo el aroma masculino se desvanecería, y no deseaba que se fuera, al menos no esa noche. Quitó las sabanas, y se metió como pudo dejando salir uno que otro sollozo, a esa hora su abuela ya estaría más que dormida y no deseaba despertarla. Esa noche dormiría con su aroma, con su voz, con sus ojos, y con la esperanza de ser correspondida por alguien que de verdad despertaba su interés. Por vez primera

TEMA CERRADO
avatar
Ginevra Andriacchi
Entretenimiento
Entretenimiento

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Así empezó todo. || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.