Voldemort Returns

OPPUGNO THE LIGHTS

Cruel Intentions

Lacim Tenebris Photobucket
BelovedHogwarts
Fruit of the poisonous tree






Últimos temas
» Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía - Chanchi.
Sáb Nov 01, 2014 10:01 am por Richard Adams

» Prueba de dados
Lun Mayo 26, 2014 10:17 pm por Nanna Baeldaeg

» Registro de Avatar
Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm por Mia Parker

» Registro de Grupo y Empleo
Dom Feb 09, 2014 3:29 am por nuncadigasnunca

» Registro de Identidad
Dom Feb 09, 2014 3:05 am por nuncadigasnunca

» Skipping Stone RPG {Cambio de botón}
Vie Ene 31, 2014 8:45 am por Invitado

» Looking For You
Jue Ene 16, 2014 9:25 pm por Invitado

» Alexithymia || Richard.
Miér Dic 18, 2013 10:58 am por Richard Adams

» Déjate convencer, Duerme esta noche conmigo - Ginevra
Sáb Dic 14, 2013 9:33 am por Ginevra Andriacchi


Raven K. Szöcs

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Raven K. Szöcs

Mensaje por Raven K. Szöcs el Mar Sep 03, 2013 10:41 pm



RAVEN KATHERINA SZÖCS

22 AÑOS - BISEXUAL - UNIVERSITARIO - ESTUDIANTE DE ING. MECÁNICA

personalidad

La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia.
Edgar Allan Poe


Enferma, paranoica y esquizofrénica. Posee una de las mentes más salvajes dentro del bajo mundo; no tiene ni pizca de remordimiento que le cause culpa ante los atroces actos que comete. Su ideología peca de ser retorcida. El fin justifica los medios y realmente no importa a quien se lleve entre los pies. Sufre de alucinaciones constantes, ¿Por qué no habría de hacerlo, si la muy perra es adicta a sustancias nocivas para la salud? Posee una mente brillante, con inteligencia que sobrepasa cualquier expectativa, más aún si es la del enemigo; ha sido corrompida por la depravación, el sadismo, la crueldad.... entre otros. Está claro que no es una princesa encantada y tampoco necesita que la rescaten, quizá sí, pero de si misma. Le gusta sentir el dolor en su cuerpo, una forma poco ortodoxa de saberse viva, de saber que aún está a tiempo de sostener su último aliento en sus propias manos. Tiene un lado oscuro que le hace jugar con fuego sólo para apreciar la adrenalina corriendo dentro de su cuerpo. Es piromaniaca y siempre llevará consigo ese maldito zippo con el que juega a tentar al diablo.

Absurda, bizarra, incomprendida. Así como existen arranques explosivos de furia, habrá ocasiones en las que esté completamente derrumbada en una esquina de su habitación, deseando la muerte porque la vida no tiene sentido para ella. Se divierte jodiendo a la gente y, si pudiese llegar a asesinar a alguien, ¡Sería fantástico! Sin embargo, tanta maldad de mierda también aburre. Es en ese momento en el que se encierra en su mundo sin que nadie pueda hacerle salir de ahí, al menos claro que tenga una muy buena razón o un potente golpe en las canillas. Pero cuidado, puede que llore o quizá te ataque para morderte en la nariz y arrancarla de su lugar, puede ser una oreja o un pedazo de mejilla ¿Importa? Nunca se sabe como reaccionará ante una amenaza. Es sencillamente impredecible. Piensa una cosa, dice otra y actúa otra. Ha conseguido bloquear varios de sus recuerdos manteniéndose ocupada en algo, es por ello que, siempre se le verá andando por ahí, muy quitada de la pena y actuando como toda una jodida adolescente. Pero que no te engañe, tiene miedo. Sí, todo el mundo tiene miedo ¿Ella por qué habría de ser diferente? No le desagrada la lluvia, pero cuidado cuando sea tormenta eléctrica; se descontrola, grita, llora y siente que el mundo se le viene encima. Posee una fobia terrible por las arañas debido al trauma de su pasado, no las puede ver y, cuando aparece una su cuerpo se congela de tal forma que no se moverá en lo absoluto.

No se lleva bien con las personas porque las cree estúpidas, sus palabras, sus modos, sus ropas. Todo lo que portan y todo lo que son, para ella es insignificante. ¿Tienes un cuchillo en el bolso? ¿Cigarrillos? ¿Una botella de alcohol en el auto? ¡Bienvenido! Si no es así ¡ALÉJATE! Es demasiado mal hablada y viperina. Sin embargo, cuando quiere algo, lo obtiene sin duda alguna. Frívola y manipuladora. Ha logrado encontrar el punto apropiado en la utilización de las palabras que sabe como acomodarlas para que la gente piense cosas que ella quiere que piensen. Pese a todas sus armas, virtudes y defectos. Sabe que debe cambiar, que necesita de alguien que la cuide, pero no está muy segura de quererlo, de necesitarlo realmente… después de todo ella sabe cuidarse sola ¿No?... tal vez no y mañana amanezca colgada del balcón. Sí, en ocasiones sufre de arranques autodestructivos.

Shhh… Ni se te ocurra darle un consejo, ¿Crees que le importa tu opinión? Puede que sí, puede no.

▲ Gustos: Debido a sus cambios constantes de humor, podría decirse que tiene gustos ambiguos. Hoy puede agradarle algo que mañana le cause repugnancia, pero si debemos considerar aquellos que se mantienen constantes, podríamos mencionar todas y cada una de sus adicciones, por algo las disfruta ¿No? Comencemos con lo básico, el alcohol. ¿A qué estúpido joven universitario no le gusta beber los fines de semana? Es probable que existan, pero tarde o temprano son corrompidos. Por otro lado, también está la nicotina. No puede estar un día sin probar uno de sus tan famosos cigarrillos, simplemente no lo tolera. ¿Decir que le gusta la cocaína es un delito? Muchos se drogan así que ella no tiene porque esconderlo, sí le gusta y mucho. Vive de adrenalina. Le apasiona por mucho, todo lo que tenga que ver con a velocidad, autos, motos, jets…. No por nada se metió a estudiar esa carrera de Ingeniería y es que el sólo hecho de escuchar un motor y sentir como la combustión se acelera…. Uhmm. Pocos entenderán esa pasión. Pero vamos, también es una chica común y corriente, pues en su tiempo de ocio, gusta de la lectura. No cualquier libro, no cualquier autor, prefiere el suspenso, el terror. Entre sus autores favoritos destacan los más famosos y otros de los cuales poco se sabe. Su lista es bastante amplia. ¿Su animal favorito? Ratas. Así como lo lees, ratas. Sucias, horrendas y miserables, ratas. Su color favorito es el rojo y no tiene una comida que le guste más que las otras…. ¿Por qué? Sigue leyendo.

▲ Disgustos: Todo. Le desagrada absolutamente todo. Desde el niño que grita en la calle porque se ha perdido, hasta el tipo que le lleva rosas a su habitación porque quiere conquistarla. En estado de mal humor, no hay quien pueda convencerla de que la vida es bella, porque para Raven todo apesta. Pero dadas las circunstancias y tomando en cuenta un día ‘normal’ podríamos enumerar lo siguiente: No le gusta que la gente la interrumpa cuando está estudiando, escuchando música o leyendo algo. Le aturden los tonos de llamada que pecan en lo corriente, tal como poner la canción de moda para que suene el aparatejo móvil cada que un estúpido te llama. Le fastidia, le jode. Conversaciones banales, no a ella no le interesa qué tipo de vestido se te ve mejor para ir a esa maldita fiesta en donde seguro alguien te desnudará en quince segundos. Irónicamente, le molesta la gente pedante y agresiva. Dicen que el espejo puede causarte náuseas de vez en cuando, a ella se las produce cada que logra distinguir una de sus actitudes en alguien más. Detesta a los gatos y desearía poder prenderles fuego. Odia, realmente odia cuando un tipo, queriéndose pasar de listo intenta seducirla como si este fuese la última coca-cola del desierto. Eso es asqueroso, más si el desgraciado no está a su altura. Le desagrada bastante cuando pierde, es demasiado competitiva y obtener un segundo lugar es imperdonable. No obtener lo que quiere cuando quiere, la pone fúrica. Y así, todo ese tipo de detalles que castran a cualquiera.

▲ Debilidades: Su cuerpo. El tipo de vida que tiene, es demasiado para su menguado cuerpecillo, además de que no se alimenta correctamente por ese maldito trastorno alimenticio. Si a eso se le agrega, el insomnio que padece y la constante ingesta de alcohol y drogas, el resultado es desastroso. Ahora bien, sus debilidades mentales son por mucho, bastante notorias. No posee autocontrol, no tolera a los demás, es irritante, se aburre fácilmente y quizás en cualquier momento pueda llegar al suicidio, depende de su estado anímico.

▲ Fortalezas: Visto de otra forma, su carácter. Es una mujer fuerte que no desiste ante algo que se le mete en la cabeza. Aprende bastante rápido y suele terminar todo lo que inicia. Decisiva, independiente. Sabe como valerse por si sola y no necesita de los demás para salir de un apuro. ¿Decir que la fortuna heredada es una fortaleza, vale? Bien, pues no es que tenga algo que ver, pero con el dinero que posee ella puede hacer lo que se le plazca y cuando no puede, no para hasta conseguirlo. Guerrillera y para nada sumisa. Es una líder aunque muchos no lo vean así. Autodidacta y bastante confiada de si misma. Eso podría explicar muchas cosas que aún se cuelgan por ahí….

▲ Manias: Se muerde el labio inferior con frecuencia, más notablemente cuando está enfadada. También suele enroscar su cabello al lado del cuello cuando se encuentra en estado de nerviosismos o cuando alguien realmente le intimida. Pone los ojos en blanco cuando le están reprochando algo que ella considera innecesario e imita los movimientos de los demás como una estúpida niña de seis años. Cuando está aburrida y no tiene ganas de nada, construye cosas. Una pequeña edificación con naipes, lápices, libretas ¡Lo que sea! También suele resolver sudokus o empezar a contar las cosas más insignificantes, como la cantidad de azulejos en el piso, agujeros en la pared, ventanales de los edificios, autos de color rojo en los estacionamientos…. Etc.

▲ Fobias: ¿Mencioné ya a las arañas y tormentas eléctricas? Creo que sí.


historia

-Maldita perra….
-Pues ten cuidado porque muerdo y tengo rabia.
-¡Katherina!

La vida no es fácil, nunca es fácil. Katherina fue la hija no deseada, ese pequeño aborto que logró escapar a las pastillas de su madre. Al ser el producto de una violación, la ingrata mujer que le dio a luz no pudo darla en adopción al verla tan desprotegida, sin embargo, nunca le demostró cariño; simplemente no quería que su propia sangre anduviese por ahí completamente sola en el mundo. ¡Vaya mujer y su caridad! A la edad de cinco años, su madre llevó a alguien a la casa. Un maldito degenerado que sólo buscaba revolcarse con ella para apaciguar su repugnante libido. A la larga terminaron liándose juntos y se casaron ¡Ah, el amor! El dinero fue lo de menos, el hombre se dedicaba al mercado negro de armamentos. Sebastian Szöcs. Un psicópata ruso que huyó de su nación hasta Italia en busca de la absolución de sus pecados. Pero el hombre que nace con malicia, muere en medio del infierno. Los años pasaron y Katherina fue arrastrada a la depravación junto con su madre. Noches de fiestas salvajes, alcohol, drogas por todas partes, degeneraciones. Sebastian era asquerosamente rico y compartía la fortuna con Alice y su hija bastarda. Todo parecía salir de un miserable cuento de hadas en donde la mujerzuela compone su camino porque encontró a su príncipe azul y este a su vez al amor de su vida. Sí, todo era maravilloso hasta que el pasado de Sebastian los encontró en Italia.

Alice, la mujer que le había despreciado desde pequeña, quedó tendida en el suelo con la frente tintada de escarlata. Aún puede recordar la mirada de Alice esa noche. Sus ojos sin vida se posaron frente a ella, vacíos, perturbadores. La sensación que acunó su cuerpo en ese instante, fue aterradora; miles de agujas se clavaron en su piel, acalambrando cada tendón de su cuerpo. El escalofrío le condujo a una locura inmediata pero no pudo moverse. Sólo la miró hasta el cansancio. No podía respirar y las costillas se contraían sobre los pulmones para que estos no pudiesen si quiera expandirse. La presión en su pecho, el dolor en su estómago. Simplemente no pudo apartarse de Alice. Sebastian tuvo que golpearla para alejarla del cuerpo y huir lo más pronto posible de ese lugar.Los antiguos enemigos del mafioso, los habían encontrado. Y de alguna forma u otra, él había amado a Alice y sentía cierto cariño por Katherina. Muy a su modo, enfermo quizá pero el único que habían conocido. En ese momento, una sombra obscura se ciñó sobre ella. Katherina no recuerda nada sobre su madre, bloqueó las memorias, ocultó la muerte y sólo se quedó con la sombra vacía de que alguna vez tuvo una madre.

Sebastian tomó a la pequeña cría y la arrastró con él durante los siguientes diez años a diferentes países. Las mudanzas eran sencillas, habían pasado desapercibidos gracias a las identidades falsas y los bajos fondos con los cuales vivían. Eran personas aparentemente normales, Katherina nunca preguntó qué le había pasado a su madre y realmente no le importaba porque todo el amor que podía desear se lo daba su padre. Otro giro inesperado sacudió su vida. En la madrugada del martes, dos hombres entraron a la casa asesinando a sangre fría a Sebastian. En la habitación del final se encontraba ella. Lo observó todo a través de la mirilla de la puerta, estaba casi segura de morir esa noche. Se mantuvo callada, cubrió su boca con ambas manos y retrocedió hasta la esquina de su habitación. El hombre, con un tatuaje de viuda negra en la nuca, se acercó a ella y se acercó, y se acercó. Con una patada rompió la puerta adentrándose, le apuntó con un arma a la cabeza. Estuvo a punto de disparar a no ser porque la policía irrumpió justo a tiempo. Los hombres intentaron huir pero desgraciadamente la policía llevaba siguiéndoles la pista desde Rusia. Ellos iban detrás de Sebastian, pero no eran los únicos. Después de esa noche Katherina estuvo bajo custodia de autoridades rusas, a la espera de que toda la maldita investigación terminara. Al final, se decidió que la mandarían a un orfelinato, a menos hasta que cumpliese la mayoría de edad, lo cual ocurriría en los próximos dos años. Antes de que pudiese salir del orfanato, alguien la adoptó. La joven pareja no estaba interesada en los niños más pequeños, ellos la querían a ella. Nadie sospechó nada cuando se pagó la cantidad justa.

Charles, ese era le nombre de su nuevo padre. Mathilde, el nombre de su madre. Al llegar a su nuevo hogar, se le fue confesado todo. El hombre que la adoptó era el guardespaldas de mayor confianza de Sebastian. Sí, es posible que su padre hubiese sido un maldito criminal de lo peor, pero a sus empleados los trataba de una forma igual. Cuando Alice murió, él supo que no tardarían mucho tiempo en ir por Katherina, así que inició el papeleo para que todos sus vienes pasaran al nombre de la chica y, cuando esta cumpliese la mayoría de edad tener acceso a toda la fortuna que él había ganado con sus negocios sucios. Con una condición, Charles y Mathilde la ama de llaves, le sirviesen a ella de por vida. Está claro que Sebastian no era un hombre bueno, pero ese par le debía la vida al mafioso, así que de esta manera estarían a mano. Para cuando Katherina cumplió la mayoría de edad, ella ya sabía lo que deseaba hacer con su vida. En el orfanato la habían obligado a hacer cosas que no le gustaban y, con el paso del tiempo, aprendió a tomarles cariño. Intentó reparar su vida, haciendo especial énfasis en sus estudios. Es demasiado buena en eso, pero dejar atrás una vida llena de libertinaje y excesos, no es fácil. Así que decidió mudarse a un sitio en donde no supieran nada de ella, donde no le conocieran y tampoco pudieran relacionarla con el pasado que tenía. Necesitaba empezar de nuevo y, cuando colocó el dedo a mitad del mapa, fue Inglaterra la que pareció haberla elegido a ella. No lo dudó dos veces antes de empacar, obviamente con todo y sus sirvientes (Charles y Mathilde) hacia la tierra prometida en donde cumplió la mayoría de edad y se estableció como una ciudadana más. Charles continuaba teniendo los mismos contactos de Sebastian así que no les fue difícil conseguir una identidad falsa, sin embargo, Katherina quería conservar su nombre y el apellido del hombre al que le debía su fortuna.

Katherrina parecía tener gran inteligencia para manejar el dinero de Sebastian, lo invirtió y lo multiplicó, haciéndola una de las jóvenes más ricas del país, pero por supuesto, esto no es sabido en el exterior, pues si toda su vida ha sido una farsa, por qué habría de cambiarlo ahora. Es verdad que dijo, que cambiaría, pero al demonio con eso. Ante la vista de los demás, Charles y Mathilda son los padres de Katherina y ella sólo es su caprichosa hija. Apellido Szöcs es de renombre, así que nadie puede negar o profundizar en el tema, más allá de la fachada que estos tienen. Si alguien pudiese averiguar la verdad… sería la completa ruina de la jovencita. Para cumplir con el espectáculo, la engreída tipa tiene el derecho de ir a la más prestigiosa de las universidades. Sus padres, es decir, sus sirvientes, no se opusieron. Así que aquí está, aterrorizando a los estudiantes y siendo tan jodidamente berrinchuda como siempre. Es posible que Charles y Mathilda estén cansados de su comportamiento, pero se lo deben a su difunto señor y no podrían romper su palabra ¿O, sí? Pobre de Raven si eso pasa.

▲ Familia:
Padre: Sebastian Szöcs
Madre: Alice Lettieri
Hermano/as: No aplica
Otros: Charles Szöcs (Guardaespaldas/Padrastro)
Mathilde Szöcs (Ama de llaves/Madrastra)

otros datos
▲ En sus ratos libres, en esos efímeros instantes de lucidez en los que no necesita los alucinógenos, disfruta de los números, sabe jugar ajedrez y resuelve problemas matemáticos. Esto también suele confundírsele en ocasiones como un padecimiento de trastorno obsesivo compulsivo, ya que suele buscarle sentido a los números que la rodean, sumándolos, restándolos, jugando con ellos hasta que de alguna forma u otra, todo concuerde o le arroje algún significado. Es claro que esto se pierde por completo cuando está completamente ebria o dopada.  

▲ Sufre de tendencias suicidas, porque a pesar de todo lo que tiene, hay algo que no obtendrá, el afecto de las personas a las que tanto odia. Debido a esto, se cree que posee doble personalidad, pero la verdad es sólo es una –inconsciente- excusa, que nadie note que es débil y sentimental.

▲ A querido dejar las drogas, pero se e hace bastante difícil, en especial con la hierba.

▲Es dueña una Harley Davidson Clasica a la que ama más que a su propia vida, motocicleta a la cual le grabó un cuervo idéntico al que tiene tatuado en la espalda.
Credits to Rapture



Última edición por Raven K. Szöcs el Dom Sep 08, 2013 9:54 pm, editado 2 veces
avatar
Raven K. Szöcs
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven K. Szöcs

Mensaje por Isabel S. Bauhernn el Mar Sep 03, 2013 11:10 pm


Ficha en Proceso
Bienvenido a Amberes.
Raven aún no puedo aceptar tu ficha, porque le falta lo que es los datos extras. Si no los colocarás me avisas.
avatar
Isabel S. Bauhernn
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven K. Szöcs

Mensaje por Raven K. Szöcs el Dom Sep 08, 2013 9:52 pm

FICHA TERMINADA
avatar
Raven K. Szöcs
Universitarios
Universitarios

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 03/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven K. Szöcs

Mensaje por Isabel S. Bauhernn el Dom Sep 08, 2013 10:19 pm


Ficha Aceptada
Bienvenido a Amberes.
Esperamos que disfrutes de nuestro foro y recuerda que si tienes alguna duda el staff está a un MP de distancia


There’s nowhere we can hide
Si yo fuera tu asesino conmigo nunca tendría clemencia, y me condenaría a muerte, que es condenarme a tu ausencia.
avatar
Isabel S. Bauhernn
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven K. Szöcs

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.